Mi abuela tiene un peral

Si te gusta compártelo...Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someone

Mi abuela tiene un peral,

mi abuela tiene un peral,

que se crían peras finas,

que se crían peras finas.

Y en medio de ese peral,

y en medio de ese peral

se cría una tortolita,

se cría una tortolita;

por el pico echaba sangre,

por el pico echaba sangre

y por las alas decía,

y por las alas decía:

qué tontas son las mujeres,

que tontas son las mujeres

que de los hombres se fían,

que de los hombres se fían.

A los hombres, garrotazos;

a los chicos, escobazos;

y a las mujeres, rosquillas,

y a las mujeres, rosquillas,

y a las niñas que lo cantan,

y a las niñas que lo cantan,

rosquillas y peras finas,

rosquillas y peras finas.

Por ser aplicadita,

por ser aplicadita,

me ha dado papá,

me ha dado papá

ocho duros de plata,

ocho duros de plata,

los he de gastar,

los he de gastar:

cuatro en una pulsera,

cuatro en una pulsera;

dos en un collar,

dos en un collar,

y los dos que me quedan,

y los dos que me quedan,

para regalar,

para regalar

una vela a la Virgen,

una vela a la Virgen

de la Soledad,

de la Soledad,

para que nos alumbre,

para que nos alumbre

a papá y mamá,

a papá y mamá.

Dios nos dé muchos años,

Dios nos dé muchos años

de felicidad,

de felicidad.

One thought on “Mi abuela tiene un peral

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *