Dinámicas de confianza II

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Lobos y corderos

Desarrollo: Uno o dos componentes del grupo se meterán en el papel de que son los lobos y los demás integrantes serán corderos. Los corderos se unirán fuertemente con brazos y piernas formando una piña, los lobos se encargarán de desunirlos y a medida que lo vayan consiguiendo, esos corderos se transformarán en lobos y lo que ello conlleva, es decir, ayudar a los lobos a que se deshaga la piña.

Los lazarillos

Material: pañuelos, vendas, para taparnos los ojos.

Desarrollo: para la dinámica repartiremos vendas a la mitad del grupo, con el fin de vendarse los ojos para ponerse en la situación de los invidentes. La otra mitad del grupo desempeñará la función de lazarillo con su compañero correspondiente, es decir, acompañándole para guiarle, ayudarle a vivir situaciones como puede ser la cata de alimentos, oler, papel, sin utilizar el sentido de la vista.

Cuando pase el tiempo que se haya especificado, se cambia, es decir, los “lazarillos” serán los invidentes y estos últimos los “lazarillos”.

Ir más al fondo

Material: Papel y boli.

Desarrollo: para esta dinámica se formará un círculo, todos tienen papel y boli, sale uno al centro y dice algo que quiera que le afecte a él con respecto al grupo en el que se encuentra en ese momento.

Los demás tiene que apuntar lo que le dirían como consejo y lo que políticamente estaría bien dicho:

Por ejemplo: Mis padres me han dicho que deje de estudiar esto.

Políticamente bien dicho: es que los padres siempre quieren lo mejor para sus hijos.

Consejo: Tú haz lo que realmente quieras, y ya sabes que nos tienes aquí a nosotros para lo que quieras.

¿Qué prefieres hacer?

Material: Papel y boli, y si se quieren realizar las cosas, un libro, para llevarlo encima y para leer un relato.

Desarrollo: Cada uno, coge un papel y un boli, y, de las siguientes cuestiones que se plantean, tienen que poner el orden en el que las realizarían en el grupo en el que se encuentra. De este modo, se puede ver la confianza que se tiene entre los miembros del grupo. Una vez que se ha expuesto todo se pueden realizar, cada uno la que ha dicho en primer lugar, o como se quiere adaptar.

Las cuestiones que se pueden decir, siempre se pueden variar, son:

–         Imitar el canto del gallo

–         Hablar durante dos minutos tus mejores cualidades.

–         Haz una pantomima en silencio imitando a una persona dormida levantándose por la mañana

–         Hablar durante dos minutos acerca de lo que más te gusta de tus compañeros, de la gente que está contigo….

–         Recita una poesía infantil que recuerdes de tu niñez

–         Camina por la clase, (cualquier lugar) con un libro sobre la cabeza sin que se caiga.

–         Escoger un breve pasaje para leer en voz alta.

El jardinero

Materiales: un caldero u otro objeto que represente un instrumento de jardinería. Algo para tapar los ojos.

Desarrollo: para la dinámica los jugadores se sitúan en dos filas frente a frente a dos metros de distancia aproximadamente, representando a los árboles de una avenida. La primera persona que hace de jardinero/a tiene que situarse en un extremo de la avenida (pasillo) con los ojos vendados, debiendo ir en busca de un caldero (u otro objeto) que se encuentra en el otro extremo de la avenida. Este trayecto debe hacerse sin tocar los árboles. Sucesivamente van saliendo nuevos jardineros, hasta pasar todo el grupo.

Tenéis que buscar un tesoro

Material: Papel y boli.

Desarrollo: para la dinámica todos los miembros, cogen su papel y boli y van moviéndose por el espacio donde estén, tienen que ir preguntando a los demás lo siguiente:

–         Que toque un instrumento musical

–         Que se haya sentido orgulloso

–         Que haya tenido un mal sueño

–         Que haya leído un libro recientemente sobre gente de otra raza

–         Que haya nacido en otro pais

–         Que cocinó para su familia hace poco

–         Que pueda silvar

–         Que se haya sentido discriminado/ últimamente

–         Que le guste correr

–         Que haga algo que no es típico de su sexo

–         Que conozca un juego de otro país

–         Que se haya enfadado hace poco

–         Que le guste ir descalzo

–         Que pueda decir una frase en otro idioma

–         Que se haya sentido alegre hace poco

–         Que haya aprendido algo nuevo hoy

–         Alguien cuyo padre o madre tenga trabajo fijo

–         Que tenga la costumbre de madrugar los sábados

–         Que haya montado alguna vez en avión

–         Que ayudó a alguien

Amanecer en la jungla

Para la dinámica cada participante tiene que elegir un animal de la jungla. Cierra los ojos y se imagina que amanece. Los animales empiezas a despertarse. Empiezan a hacer el ruido del animal elegido, al principio muy bajito y luego cada vez más fuerte en la medida que el día avanza. La intensidad más fuerte indica el punto del día de mayor actividad. Posteriormente los sonidos irán perdiendo fuerza hasta el silencio que representará el ocaso del día.

El viento y el árbol

Se forman pequeños grupos. La persona que sitúa en el centro permanecerá rígida. Los demás la empujarán suavemente. El juego ha de hacerse en el mayor silencio.

Un participante se sitúa en el centro y cierra los ojos. Sus brazos penden a lo largo de su cuerpo y se mantiene totalmente derecho, para no caerse. El resto de los participantes, que forman un círculo a su alrededor, le hacen ir de un lado para otro, empujándole y recibiéndole con las manos. Al final del ejercicio es importante volver a la persona en posición vertical, antes de abrir los ojos.

Drácula o eres tú el amor de mi vida

Material: algo para taparse los ojos.

Desarrollo: para la dinámica todo el grupo irá con los ojos cerrados se pasea por la zona de juego. El monitor nombra a una o dos personas Dráculas. Cuando cualquier persona choca con otra le pregunta: “¿Eres Drácula?”; si no lo es, contestará negativamente diciéndole su nombre, y ambas continúan paseando. Si es un/a Drácula no contesta con su nombre, sino dándole un mordisco en el cuello a la vez que da un gran grito. A partir de ese momento, al ser contagiosa la mordedura, se convierte en un/a nuevo Drácula. El juego continúa hasta ser todos/as Dráculas.

Nariz con nariz

Materiales: algo para taparse los ojos.

Desarrollo: para la dinámica dividimos el gran grupo en parejas a una distancia de un metro aproximadamente. Una persona de cada pareja se tapa los ojos y se va adelantando poco a poco, intentando tocar con la punta de su nariz la de su compañero/a, que permanecerá inmóvil con los ojos abiertos y sin poder hablara. Tan sólo puede guiar al otro/a soplando suavemente para indicar su posición. Luego pueden cambiar los papeles o hacerlo los/as dos al mismo tiempo con los ojos tapados.

Control remoto

Material: algo para taparse los ojos.

Desarrollo: en la dinámica dividimos el grupo en dos, de forma que cada cual tenga su pareja. Una mitad ocupa el centro y se tapan los ojos. La otra mitad, a una cierta distancia son los/as lazarillos. Tendrán que guiar a su pareja tan sólo llamándola por su nombre y sin poder tocarla.

Muelle humano

En esta dinámica se divide el gran grupo en parejas. Los/as integrantes de cada pareja se colocan frente a frente con las palmas de las manos tocándose. Dan un paso hacia atrás y sin separar los pies del suelo se dejan caer hacia delante hasta apoyarse nuevamente en las palmas de las manos. Van repitiendo lo mismo cada vez desde un poco más atrás hasta que sea posible.

One thought on “Dinámicas de confianza II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *