Juegos de fiestas populares II

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

4.- EL GRAN BAILE

Es frecuente que en algunas fiestas a lo largo del curso se organicen bailes. Montemos una sala de baile original y divertida donde se pueda bailotear alegremente y jugar con la música.

Para que nuestro local tenga toda la apariencia de una sala de baile, iremos colocando papel de ambalar en el techo de manera que asemeje lona. Habrá que intentar que el papel no quede tenso y pegado al techo, sino que tenga cierto vuelo y movilidad, como si se tratara de una lona gigante.
Con el papel higiénico de colores podemos colocar orlas que adornen las paredes, los bancos laterales, etc.

Ambientación del local

En la parte central estará la pista de baile. Allí tienen que converger la mayor parte de las luces. Si en el grupo organizador hay algún inútil, puede poner las luces de colores que vayan creando efectos luminosos llamativos. Si podemos disponer de algún proyector de diapositivas viejo, lo colocaremos en una esquina del local y en una parte alta de manera que enfoque directamente la pista de baile.

Delante del objetivo iremos poniendo papel de celofán de distintos colores… El efecto es muy bueno y todas las personas a las que se les proyecte la luz quedarán bañadas de color del filtro de celofán.
Para determinar bien donde está la pista, además de la luz puede haber banderines de colores y tiras de papel. Esto es muy fácil de hacer con papel pinocho y queda muy decorativo.

Habrá un escenario pequeño donde se situará la orquesta. También será el papel de embalar y alguna luz concreta lo que determine dónde está el escenario; no hace falta que sea nada excepcional. Es importante -si hay posibilidad- que el animador de la fiesta cuente con un micro en el escenario para ir motivando los distintos bailes y juegos.

En un rincón muy protegido estarán los aparatos de megafonía: tocadiscos, cd, etc. Es fundamental haber determinado quiénes serán los encargados de manejar estos aparatos. No pueden ser muchos y hay que evitar que la gente que participe en el baile les dé excesivamente la paliza diciéndoles qué música deben poner. Los encargados habrán tenido que hacer previamente un trabajo de selección de cintas, discos, canciones… para poderlos combinar adecuadamente.
Otro rincón importante es el bar. Aquí se servirá un refresco especialidad de la casa. Hay que tomar la precaución de que todos los vasos sean de plástico para evitar que alguien pueda cortarse cuando está bailando.

Las entradas

Cada participante del baile sacará su entrada para poder participar en el mismo. La entrada será una bolsa en la que habrá varios caramelos, algún globo, serpentinas, un puñado de confettis, un matasuegras y un sombrero; además habrá un número escrito en una cartulina que será para las rifas que se montarán a lo largo del baile. El sombrero será de papel o cartulina; es fácil hacerlos. La comisión de estas bolsas-entrada se encargará de diseñar los sombreros. Este baile es muy elegante, por ello es conveniente ir de etiqueta.

Concurso de bailes

Todos los que quieran participar se apuntan por separado; es decir, no por parejas. Las parejas serán hechas de la siguiente manera: a cada participante se le dará un papel; en el papel aparece el nombre de un componente de una pareja famosa, inmediatamente deberá buscar, a su pareja. Por ejemplo, si uno recibe un papel en el que pone Romeo deberá encontrar a la chica que tiene el papel de Julieta.

Una vez hechas las parejas salen al centro de la pista y comienzan a bailar. Los encargados de la megafonía habrán hecho una selección en la que se habrán mezclado distintas melodías: rocks, tangos, pasodobles. Así las parejas concursantes deberán adaptarse continuamente a la melodía nueva que empiece a sonar.

Rifas

A lo largo de la fiesta se pueden rifar objetos curiosos y divertidos: un botijo, un yoyo, un abanico. El animador se encargará de ir dando ambiente a esta rifa. Cada uno contará con el número que se le ha dado con su entrada. Durante los días de preparación, una pequeña comisión habrá ido recogiendo regalos graciosos que pueden ser utilizados en esta rifa.

El baile de la escoba

Otro juego divertido es éste. En la pista se colocan todas las parejas de manera que queda uno sin pareja. Este llevará una escoba. Cuando suena la música, todos empiezan a bailar y el desparejado o desparejada lo hace con la escoba; en el momento en que la música para, todos cambian de pareja, también el desparejado que -gentilmente- entrega al más despistado la escoba y la cambia por su pareja.

La reina y el rey de la fiesta

Es otra actividad que animará la fiesta. Por supuesto, no elegiremos simplemente reinas de fiesta como habitualmente se hace por ahí, eso sería desprestigiar nuestra fiesta. Seremos más originales. Los chicos irán pasando por una pasarela enseñando los músculos de los brazos. Al final, el más flaco será coronado rey de la fiesta.

Para la elección de la reina, las chicas desfilarán por la pasarela. En un momento determinado, se detienen y dan -una por una- un fuerte chillido. La reina de la fiesta será la que haya dado el grito más terrible. Obviamente el rey y la reina -tras ser coronados- se marcarán un baile.

5.- LA GRAN FIESTA

Vamos a intentar dar una serie de ideas para que los jóvenes sean los protagonistas de las fiestas que organicen. Porque la fiesta es algo que vale la pena de verdad: une, crea amigos, sirve para expresar los sentimientos de felicidad…, sirve para pasarlo bomba. Montemos, pues, una fiesta y cuidemos todos los detalles, desde el principio hasta el final.

Lo primero que haremos será preparar las invitaciones. Se puede invitar de palabra, pero la tarjeta de invitación es un detalle en el que puede participar bastante gente; además, siempre es un recuerdo.

La invitación puede ser una cartulina de unos 13 por9 cm., más o menos. En una parte de la cartulina pueden hacer un dibujo, puede ser una cosa abstracta o sencilla. Nunca intenten hacer un dibujo muy minucioso y complicado, pues les llevaría mucho tiempo el preparar tantas invitaciones. Unas rayas claras y brillantes bien distribuidas darán solemnidad a la invitación. En la parte de atrás y con letra clara y nítida, colocarán el nombre del amigo invitado comunicándole el lugar, la hora y el motivo de la fiesta. También se le puede indicar que nadie podrá entrar a la fiesta si no lleva puesto un distintivo: una nariz de payaso, un gorro simpático, un disfraz, una pintura en la cara, una enorme pajarita…

La ambientación del local

Debe cuidarse mucho este apartado. Los compañeros con imaginación y capacidad para la decoración podrán lucirse aquí. En el techo colgaremos papeles de colores, recortados en forma de flecos. Para esto hay que usar papel de seda de colores. En las paredes puede haber pósters especialemente preparados para la ocasión. También puede haber tiras de papel en blanco, colocadas en la pared. Junto a estos papeles se ponen unos cuantos lápices. Esos carteles blancos estrán ahí durante todo el desarrollo de la fiesta para que el que lo desee, pueda escribir un sentimiento, hacer un dibujo, expresar una idea… Será un cartel de libre expresión, no para escribir tontadas sino cosas que agraden a todos.

En una esquina del local pueden colocarse un montón de globos que estarán arrinconados (unas sillas delante, evitarán que los globos se desparramen por la habitación). Los globos son siempre una señal de fiesta y alegría. Además de ser un excelente elemento decorativo, son también idóneos para montar juegos divertidímos. ¡Ah!, prohibido reventar los globos antes de ser utilizados para los juegos.

Si pueden encontrar ropa vieja, grande… pueden ponerla en unas cajas para que todo el que lo desee pueda ponerse un disfraz, una bufanda enorme, un pañuelo de colores…

Un detalle es que cada uno de los participantes en la fiesta reciba, en un momento dado, un regalo. Por pequeño e insignificante que sea el regalo, se crea un ambiente y una emoción tremenda a la hora de abrir el paquetito… En el paquetito puede haber pelotitas, silbatos, llaveros, cromos… Lógicamente elegir el regalo más apropiado para cada amigo.

Antes de la preparación

Es siempre conveniente hacer un presupuesto aproximado de lo que se va a gastar en la fiesta.

6.- Comida PARA UNA FIESTA

En todas las fiestas es importante que haya algo para comer, merendar…, picar. Generalmente estas cosas las preparan la gente mayor. Daremos ahora una serie de recetas fáciles de realizar para que también en esto sean los protagonistas de la fiesta.

Antes de empezar me parece oportuno dar un pequeño aviso. A veces, en las fiestas montadas por jóvenes, suelen aparecer unos tipos que no participan nunca en nada, ni participarán tampoco en la marcha que ahora estamos montando; sin embargo son perfectos devoradores de galletas, papas fritas… Son auténticos aguafiestas que van a aprovecharse. Aunque en nuestra fiesta no debemos excluir a nadie, tengamos un cuidado especial con estos compañeros. Hay que tener un poco de vista: no sirvamos todo desde el principio y procuremos que haya cosas para todos. Es preferible que pongamos muchas cosas en poca cantidad.

Para comer

Lo ideal son cositas sencillas y apetitosas para picotear. Al final se puede terminar con una torta.

  • Canapés. Los canapés son como pequeños bocadillos de pan muy suave. Podemos hacerlos  de mantequilla con jamón  o salchichón. Lo importante es que los preparemos de una forma elegante: cortados triangularmente y bien decorados.
  • Galletas con mantequilla. Son fáciles de preparar y muy apetitosas. Son galletas «María», untadas con mantequilla y salpicadas con azúcar. Pueden juntarse dos galletas.
  • Naranja azucarada. En pequeños vasos se pone una naranja cortada e impregnados de azúcar.

Para beber

Aparte de las bebidas comunes como: limonada, naranjada, refrescos, etc., les sugerimos a continuación otras más originales, a la vez que dejamos campo abierto a la imaginación.

  • Bebida exótica: Necesitamos una botella de jugo de piña, una lata de piña en almíbar y medio litro de gaseosa. Colocar en una jarra el jugo, las rodajas coratdas en pedazos y también el jugo de la lata de almíbar. Añadir luego medio litro de gaseosa y ponerlo en la nevera. Se sirve bien frío.
  • Naranjada tropical. Al jugo de dos naranjas se le añade el de un limón, luego añadir agua y azúcar al gusto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *