Juegos de medioambiente

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

El depredador y su presajuegos medioambiente

Los participantes deben formar un gran círculo cogidos de la mano. Se sacarán dos voluntarios del gran círculo, uno será el depredador y el otro su presa (por ejemplo, un gato y un ratón, un águila y un conejo…). Se vendarán los ojos a los dos jugadores voluntarios y se les dará varias vueltas sobre sí mismos, se les dejará solos por el espacio delimitado. Todo el grupo deberá estar en completo silencio y el depredador sólo podrá cazar a su presa por el sonido que ésta haga, y la presa igual para protegerse.

Una vez que el depredador caza a su presa, se cambian los voluntarios.

Al finalizar, se comenta cómo se han sentido, y cómo creen que se comportan animales que no pueden ver como por ejemplo los topos

Taller de flores

Materiales: cartón, reglas, lápices, palos largos (de pinchos morunos), tijeras y colores.

Desarrollo:

  1. Dibujamos en un cartón la plantilla de las flores.
  2. Las recortamos y las unimos por las hendiduras.
  3. Le ponemos una varilla de madera (de los pinchos morunos).
  4. Las pintamos y coloreamos a nuestro gusto, para que sea la flor que nosotros deseemos.

La mosca y los camaleones

El monitor será árbitro y mantendrá un mínimo orden. Pedirá a los participantes que hagan un círculo muy grande y que uno de ellos se quede en el centro.

A continuación los que rodean al que ha quedado en el centro deben acercarse a él sin que éste se de cuenta, con movimientos casi imperceptibles, de tal manera que el del centro no oiga las pisadas ni distinga los movimientos.

Al del centro se le pide que esté alerta, que mire, que oiga y que gire en torno a su posición, sin cambiar de lugar. Los demás participantes deben obedecer a la orden de ¡te vi! Y retroceder a su posición inicial. Al llegar alguno muy cerca del central, puede abalanzarse rápidamente sobre éste y decirle ¡tocado! Este último hará el papel del central.

Al finalizar todos comentará la experiencia y el monitor realizará algunos comentarios para ilustrar el concepto de cambio, porque aunque no nos demos cuenta, las cosas cambian siempre alrededor nuestro, hay una continuidad en el devenir y debemos ejercitar la capacidad de percibir los sutiles cambios continuos. Otro ejercicio es comparar la actividad con predadores y presas.

 

Perdiendo el suelo

Se explicará el objetivo de la actividad que es mostrar la acción de la erosión. Luego se divide a los participantes en un grupo grande y dos más pequeños. El grande serán los árboles, se colocarán a una distancia mínima de 2 metros. Entre ellos y dispersos en un lugar con cierta pendiente. Colocarán debajo de sus pies una hoja extendida de periódico. Los huecos entre árboles se cubrirán de hojas de papel que representan el suelo.

Uno de los grupos pequeños será el agua torrencial, se le explica que deben moverse con rapidez desplazándose en el sentido de la pendiente (no puede volver hacia atrás ni hacia arriba) e irán arrancando a su paso el papel del suelo. Una vez que el grupo ha llegado al final del bosque se detiene.

El otro grupo pequeño es de personas excursionistas que bajarán a ritmo de marcha, siguiendo un mismo sendero que marcará el primero de la fila, y todos ellos recogiendo a su paso papel del suelo.

Cuando los árboles están listos, y tras comenzar la narración de una breve historia sobre un bosque al que se acerca una gran tormenta, se da la consigna de empezar al grupo de árboles.

Una vez atravesado el bosque por el grupo, se detiene el juego y sin moverse del sitio se observan las consecuencias del paso del agua torrencial.

Seguidamente se da la consigna de comenzar a bajar el grupo de personas, deteniéndose de nuevo el juego, observando y haciendo comentarios sobre la acción de otros agentes sobre el terreno.

Al final todos comentarán la experiencia.

La otra cara de la basura

Este juego se tiene que realizar en cualquier entorno donde se realicen actividades que generan residuos. Se prepara con antelación asignando a cada grupo una actividad previa.

La actividad se plantea como un juego de rastreo en el cual, cada grupo tendrá una zona y un material. Se da la salida a los grupos que irán acompañados de un monitor que será el asesor. Cada grupo irá recogiendo y depositando los residuos en contenedores de diferente tipo. Una vez terminada la recogida, cada grupo llegará a la aduana verde, donde realizará la estimación del peso y posteriormente el peso real de sus residuos, depositándolos luego en el lugar correspondiente. Cuando todos los grupos han terminado esta fase, cada uno de ellos realizará la actividad plástica asignada (talleres con reciclaje).

Por último se realizará una puesta en común en la que comentarán la actividad y se hará una exposición con todo lo realizado.

Encuentro con un árbol

El monitor conduce a un grupo por un bosque o un lugar arbolado. Vendará los ojos de cada participante y lo conducirá a un árbol; le dirá que se acerque su rostro a él, que lo toque con los dedos y le dirá: ¿está vivo este árbol?, ¿es más viejo que tú?, ¿hay insectos en él? Rodéalo con tus brazos ¿puedes abarcarlo?, huélelo, siéntelo.

En seguida se llevará a los participantes al punto de partida pero por otro camino para despistarlos. Al quitarle la venda se le pedirá que vaya a reconocer su árbol.

Los sonidos del ambiente

El grupo forma un círculo y sentados en el suelo, es estimulado por el monitor a oír atentamente los sonidos del ambiente. Por espacio de un minuto se deberá escuchar con los ojos abiertos; luego se comentarán los sonidos y se enumerarán los identificados. Nuevamente se hará el ejercicios pero con los ojos vendados. Con los ojos cerrados percibimos más sonidos, ya que agudizamos los sentidos.

El juego de la autopista

Se explica al grupo sobre un mapa ficticio el proyecto técnico de autopista, el trazado, lugares por donde pasará cuantificación de obras, etc. Luego se entrega el artículo del periódico (con la situación de partida, Cerca de un pueblo quieren construir una autopista, en el artículo aparecen opiniones sobre el problema).

Se reparten las cartas de los personajes (información de cada uno de los implicados), y las de recomendación (plantear nuevas polémicas y puntos de vista que animen el debate).

Se da la posibilidad de que los partidarios del proyecto y los que están en contra puedan reunirse por separado. Se celebra el debate conjunto bajo la presidencia de un concejal (puede ser el dinamizador del juego.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *