Juegos de noche II

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

El libro mágico

Expresión mímica para adivinar en una velada. Hace falta mucha imaginación y saber expresarla.

El libro mágico se pone en medio del corro. Sale alguien va al libro y saca algo, en ese momento simula una actividad relacionada con el objeto que él ha sacado. Ej. jugar a tenis…

Esto es un abrazo, ¿un qué?

Se sientan en círculo. A le dice a B que está a su derecha: «Esto es un abrazo» y le da uno. B pregunta: ¿un qué? y A responde «Un abrazo» y se lo da. B le dice a C: «Esto es un abrazo» y C pregunta a B: «¿Un qué?», y B pregunta a A: «¿un qué?». A contesta a B «Un abrazo» y le da uno. B se vuelve a C y le dice «un abrazo» y se lo da….y así sucesivamente. Pero mientras A le dice a su compañero de la izquierda a Z: «esto es un apretón de manos» y se lo da y éste le pregunta: «¿un qué?» siguiendo la misma fórmula. Cuando los abrazos y los apretones de mano se encuentran es divertidísimo…

Nudos

Todos cierran los ojos y empiezan a dar vueltas buscando manos. Tienen que coger la mano de otra persona con cada una de las suyas. Cuando están todos cogidos, abren los ojos y tienen que deshacer los nudos sin soltarse las manos, trabajando juntos para conseguirlo. Es muy divertido aunque a veces terminar en un círculo grande es imposible ya que lo normal es que haya algunos nudos, y a veces dos o más círculos independientes o entrelazados. Se necesita una cooperación de grupo para deshacerse. Se canta al principio «Queremos hacer un lío, un lío (bis) Un lío queremos hacer.»

La muñeca

Uno hace de madre y muestra su cariño maternal con su hijo. Y se va pasando (hay que decir cosas bonitas, no ser soso, hacer gestos llamativos…como si fuera vuestro hijo). Cuando todo el mundo ha hecho esta actividad se les dice que van a tener que hacer lo mismo que han hecho con la muñeca con el compañero de la derecha.

Bailando con lobos

Poner música y bailando con el globo sin que se te caiga. bailar al son de la música. Se para y se ponen por parejas. Música y bailar con la pareja al ritmo de la música sin que se te caigan los globos. Música y bailar con otras parejas, e ir aumentando el número .

Cuerpo a tierra

Se hacen dos círculos 1 y el 2 (uno dentro y otro fuera). Se pone la música y la gente se pone a bailar. Se acaba la música y la gente nº1 va a buscar al nº2 se cogen y se echan al suelo. La pareja que se queda la última en echarse al suelo, se pone en medio a bailar y siguen los círculos.

Pivotes sonoros

Llama mamá que está al final del pasillo. Uno se venda los ojos y el resto del grupo tiene que estar entre él y su mamá haciendo de pivotes. Y haciendo ruido como si fuesen postes de la luz. El otro tendría que evitar tocaros y llegar hasta donde está la mamá que continuamente le está llamando por su nombre.

Montón de zapatos

Sería proponer retos al grupo. Es un juego cooperativo. Se pide al grupo que en un minuto treinta segundos el grupo entero no es capaz de ponerse un zapato y volver al círculo. Después se pide que en un minuto y treinta segundos se pongan los dos zapatos y vuelvan al círculo. Después se pide que en dos minutos uno busque dos zapatos distintos y se los ponga a sus dueños.

¿Quién falta?

Todo el grupo junto de pie, se tapan los ojos, mientras se coge a uno y se le esconde bajo la manta. Hay que buscar quién es.

Dominó de canciones

Se sacan entre 8 y 10 personas. El concurso consiste en cantar canciones sin repetir. Aquel que repita o se quede callado será eliminado, y ganará el que consiga estar cantando sin repetir hasta que quede uno solo.

Lindo gatito

Se sitúa el grupo en círculo, una persona se coloca en posición de a gatas, se acerca maullando hacia alguien del grupo y este último debe acariciarle sin reirse, diciéndole: Lindo Gatito, dos veces, si se ríe pasa este al lugar del gatito.

El submarino

Se necesita, aparte de un voluntario, un chubasquero y una jarra de agua. Se le coloca el chubasquero sobre la cabeza y una manga será el periscopio del submarino. Iremos contándole cosas del submarino y preguntándole sobre el interior de éste. Al rato le comentamos que se ha levantado un maremoto y que las olas van muy altas. En este momento le echamos la jarra de agua (con agua) por el periscopio.

Haga usted lo que quiera

Todo el mundo sabe hacer cosas que sus compañeros no saben e ignoran. Esta es una forma de potenciarlos. Con una silla o mesa por escenario el monitor irá presentando a los participantes. Conviene motivarlos bien porque todo el mundo puede participar en este concurso.

Palomitas de maíz

Somos palomitas de maíz que saltan sin parar con los brazos pegados al cuerpo. Si en el salto se «pega» con otro, deberán seguir saltando juntos, agarrándose de la mano. De esta forma se van creando grupos de saltadores hasta que tenemos una gran bola. Podemos hacerlo a a pata coja, con los pies, y otras variantes que se nos ocurran.

Bailes en periódicos

Sacamos diversas parejas del público. Colocamos en el suelo hojas de periódico, ponemos música y cada pareja debe bailar sin salirse de su periódico. Cortamos la música y entonces cada pareja deberá doblar su hoja por la mitad. Volvemos a poner la música y de nuevo a bailar. Haremos así sucesivamente hasta que sólo quede una pareja.

Tú eres el jefe indio

Prueba de atención de las antiguas tribus indias para iniciar como guerreros a los adolescentes. Se trata de legar sigilosamente hasta donde está el jefe y tocarle la espalda. El que lo logre ocupará su puesto.

Todos los aprendices de guerrero se sitúan en una fila y el jefe de la tribu se sitúa enfrente de ellos. Mirándolos a todos, elige a uno de ellos y le dice solemnemente señalándolo con el dedo:»Tú puedes ser el jefe». Acto seguido se aleja, se agacha rostro a tierra y con los ojos cerrados escucha para poder detectar por dónde viene el aprendiz de guerrero. Si nota algún ruido, apunta con la mano hacia su procedencia y dice: ¡alto, te escuché!. Si la dirección de la mano es correcta, el aprendiz descubierto vuelve a la fila con los demás, reconociendo en voz alta: «Tú eres el jefe indio». Si no es señalado el aprendiz, no tiene por qué detenerse y puede seguir su sigiloso camino hasta tocar la espalda del anciano guerrero, el cual, al reconocer que ha llegado al final de su carrera, le otorga los poderes y le convierte en jefe, volviendo a comenzar el ciclo.

(En realidad en algunas tribus no se hablaba, sino que el jefe disparaba una flecha contra el que venía)

Mil voces, mil mundos

Paseamos por la sala y siguiendo las instrucciones del animador nos decimos mutuamente en mil formas diferentes «buenos días» unos a otros. Buenos días afectuosos, automáticos, falsos, enfadados, etc.

Hacemos lo mismo con la palabra «adiós». Un adiós de despedida drástica, de «me quiero quedar contigo», coqueteo, seco, de mamá, de nene, etc.

Buscamos las mil formas en que una palabra como «sí» o «no» puede ser dicha: un sí de seguridad, de timidez, falso, honesto, discreto, etc. Pueden utilizarse muchas frases habituales:»no quiero». «hola»,»dime»,etc.

El animador debe cambiar con rapidez las consignas para que el ejercicio sea ameno.

Cabo San Vicente

Se extiende una cuerda a un metro del suelo. Cada patrulla deberá recoger leña, encender una hoguera y tratar de que su llama queme la cuerda antes que las demás patrullas. El primero que queme la cuerda será el ganador, pero también se conseguirán puntos por la habilidad demostrada y por la organización de la empresa.

Quemar la cuerda

Participan cinco personas más o menos, uno tendrá el papel de momia y el resto serán los encargados de vestirla. A alguien de la velada se le llevará fuera de ésta para que no se entere de la trama. Los cuatro ayudantes deberán vestir a la momia al revés para hacer creer que donde tiene sus pies es su cabeza y al revés. El participante deberá hacer preguntas a la momia para saber de dónde viene. Es un poco sorda y tendrá que acercarse mucho y chillar bastante. Cuando esté muy cerca la momia se levantará y le dará un gran susto.

One thought on “Juegos de noche II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *