Reduce el estrés con la musicoterapia

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Tras varias investigaciones, científicos de varias décadas han llegado a la conclusión de que los ritmos pausados pueden calmar la ansiedad, disminuyendo el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, y ejerciendo una acción positiva en situaciones de estrés.

Para trabajar con cualquier colectivo, a través de la musicoterapia la técnica de reducción del estrés debemos, primeramente, emplear una pieza musical que capte la atención del grupo o individuo en particular, de modo que nos permite escapar momentáneamente del peso de las responsabilidades diarias y de lo que nos depara el futuro.

Cada individuo tendrá una pieza de música más adaptada a su perfil. Por ejemplo, algunos individuos se distraen con música lenta y por lo tanto habrá que escoger música con un ritmo mayor, mientras que en otros casos el elemento que nos libera es la letra y por lo tanto no hay que escoger un tema exclusivamente instrumental.

Para reducir el estrés con música serán suficientes diez minutos al día:

  • El primer paso para ello será escoger un lugar en el que no habrá interrupciones y acostarnos cómodamente en una cama, un sofá o una colchoneta o esterilla.
  • El segundo paso es escuchar tranquilamente durante unos minutos la música que hemos elegido y luego realizar unos ejercicios de relajación para distender los músculos.

La música influye sobre el ritmo respiratorio, la presión sanguínea y los niveles hormonales; además, los ritmos cardiacos se aceleran o se vuelven más lentos para acompasarse con la música.

Ejercicios de relajación

Respira despacio, pero a gusto.

Entonces empieza a imaginar un cielo azul maravilloso, sin una nube. Durante un ratito recuerda el olor y sensación del aire cuando el cielo está despejado.

Después a ese cielo dibújale en la mente un inmenso y profundo océano azul. Observa detenidamente que está en calma y que puedes oír las suaves olas.

Siente la profundidad y serenidad de ese mar durante otro ratito. Después a ese cielo maravilloso y a ese sereno y profundo mar añádele un bello sol amaneciendo. Inúndate de la sensación de frescura y renovación que nos transmite el amanecer todos y cada uno de los días de nuestra vida.

Y durante un ratito disfruta de él.

Por último introdúcete a ti en la imagen encima de una verde hierba. Siente el frescor y relajación que te transmite y disfruta de ella otro ratito.
Para finalizar hazte con una visualización del conjunto y durante varios minutos disfruta de la serenidad que te aporta hasta que te sientas completamente relajado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *