Técnicas de masaje

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

La técnica del masaje debe realizarse por profesionales del campo (quiromasajistas, fisioterapeutas, etc.). A continuación os mostramos algunas de las técnicas que se utilizan dentro del masaje, las podemos llevar a cabo con precaución para sesiones de relajación. 

El masaje es el conjunto o combinación de manipulaciones idóneas efectuadas y adaptadas a las distintas regiones del cuerpo. Para definirlo con precisión y de manera completa lo que es el masaje, surgen dificultades provocado por las múltiples formas del mismo y trabajo corporal que se practican en la actualidad.

El masaje terapéutico es un arte científico, con un sistema de valoración y aplicación de maniobras como deslizamientos, fricciones, vibraciones, amasamientos, estiramientos, compresiones o movimientos articulares pasivos o activos dentro de la amplitud del movimiento fisiológico normal de las personas. Ello se consigue mediante actividades táctiles, desarrolladas con las manos, codos, antebrazos, etc.

El masaje debe realizarse en un ambiente adecuado, la persona debe estar en una posición cómoda, de relax. La piel debe estar limpia, sin heridas ni contusiones o traumatismos, preferiblemente acostado sobre la camilla, la que debe estar a la altura de nuestra cadera de perfil.

Las uñas de quien realiza el masaje deben de estar cortas, preferiblemente sin esmalte, se deben de lavar con jabón y agua tibia y desinfectarse con alcohol gel. El masajista no debe usar anillos, relojes, pulseras ni cadenas, ósea nada que al momento del masaje pueda dañar la piel del cliente.

Vamos a distinguir estas etapas en la realización del masaje:

  1. Posición de descanso o reposo.
  2. Roces o deslizamientos, ligeros y/o profundos.
  3. Amasamiento.
  4. Fricción.
  5. Golpeteo o percusión.
  6. Hachadura
  7. Vibración.

Posición de descanso o reposo: da tiempo al paciente a acostumbrarse a nuestra proximidad y evaluar a nivel subconsciente si el tacto es seguro Tener en cuenta que este primer contacto es muy importante. La posición de descanso, también sirve para detenerse cuando se entremezcla otros movimientos de masajes. El cuerpo necesita tiempo para procesar toda la información sensorial recibida durante el masaje. Detener los movimientos y dejar las manos descansando sobre el cuerpo, procesando un momento de quietud. Esta posición debe efectuarse lenta y gradualmente de forma segura y confiada.

Roce

Es la principal maniobra entre las técnicas de masaje. Consiste en rozar o deslizar la mano sobre la piel del paciente sin producir deslizamiento de los tejidos subyacentes en el caso del roce superficial.

Esta maniobra es la introductoria a cualquier sesión. Por ello también se le conoce como “maniobra inicial” o “toma de contacto”. Así mismo se emplea para finalizar el masaje.

Un elemento importante a la hora de aplicar un roce es su ritmo que será lento y uniforme, dejando los ritmos rápidos solo para conseguir efectos de calentamiento superficial.

También existe el roce profundo, el cual se diferencia del superficial porque alcanza tejidos profundos (músculos, sistema vascular, fascias, etc.), aparte que es una técnica mixta de roce con desplazamiento y una ligera presión.

Amasamiento

Esta técnica tiene como base la compresión de la piel, tejido subcutáneo y músculos subyacentes.

El amasamiento exige una mayor fuerza e intensidad de las manos. Consiste en coger, deslizar y levantar los tejidos musculares, intentando despegar los planos profundos y buscando desplazarlos transversalmente de un lado a otro, realizando al mismo tiempo una presión y un estiramiento con ligera torsión del vientre muscular, por lo tanto es necesario el uso de medio deslizante.

Para realizar esta maniobra se colocan las manos sobre la zona cuyos músculos se quieren amasar, entre lo dedos se intentara coger la masa muscular a tratar, realizando con las manos un efecto de garra que sujete firmemente los tejidos para poder realizar a continuación un movimiento de despliegue seguido de una torsión y estiramiento rítmico.

Fricción

Esta maniobra pretende una movilización de los planos superficiales de piel sobre planos más profundos. Este tejido será tan amplio como la laxitud del tejido celular subcutáneo lo permita y el paciente lo tolere.

En esta maniobra la mano del fisioterapeuta y la piel formaran una unidad que buscara la presión controlada de los tejidos profundos de la zona a tratar, siendo esta una de las características más importantes.

La aplicación de las  técnicas  de masaje  de fricción es mediante la utilización de los pulpejos, requiere de menor superficie de contacto que el roce. Los movimientos que la caracterizan son los circulares y los elípticos, así como los breves y precisos.

Esta maniobra tiene un fuerte efecto hiperemiante y dependiendo de la duración de la aplicación puede pasar de estimular a relajar, e inclusive a producir, fuerte analgesia.

Tapotement (golpeteo o percusión): las técnicas de percusión requieren que las manos o partes de las mismas administren golpes ligeros a un ritmo rápido sobre el cuerpo. Las percusiones se dividen en dos grupos: ligeros y fuertes. La diferencia entre ambos se basa en que si la fuerza penetra solo en el tejido superficial o más profundamente en los músculos, tendones, etc. Las percusiones fuertes no deben aplicarse sobre el área de los riñones o donde el7la cliente se sientan doloridos.

Los métodos de percusión se clasifican en: Palmeo cubital o tajos (hacking): se aplican con las dos muñecas relajadas, los dedos de las manos extendidos, son solo los meñiques; es decir el lado cubital de la mano los que golpean la superficie en los palmeos. Los otros dedos golpean unos con otros, con un toque elástico. El palmeo cubital se aplica con toda la mano sobre áreas de tejidos blandos mayores (parte superior de la espalda y los hombros) Palmeteo cerrado (cupping): dedos y pulgares se arquean formando como un cuenco con la mano hacia abajo y se realiza la misma acción que el palmeo cubital.. Golpeteo (beating): Estos movimientos se aplican con los puños sin estar cerrados del todo y los nudillos hacia abajo o verticalmente con el lado cubital de la palma. El golpetio se practica sobre músculos grandes en piernas, glúteos y muslos Palmeo abierto (slapping): Es la palma de la mano, mano extendida, la que hace contacto con el cuerpo.

Es un buen método para emplearlo en la planta de los pies. El contacto amplio de toda la mano dispersa la fuerza hacia los lados en lugar de hacia abajo y sus efectos permanecen en el tejido superficial.

Hachadura

Los movimientos de hachadura son técnicas de masaje muy importantes.

La hachadura consiste en movimientos sucesivos realizados con el borde cubital de la mano, en la que los dedos golpean unos con otros con un toque elástico, su principal característica es la perdida de contacto repetido con la piel.

El impacto deberá ser muy breve y la presión, aunque enérgica, deberá estar calibrada en relación al efecto que se pretende conseguir.

Las hachaduras son técnicas de masaje estimulantes por excelencia, al igual que la percusión capaz de normalizar el tono muscular y con claro efecto estimulante circulatorio.

Además de estas técnicas de masaje, existen cuatro más las cuales son “técnicas adaptadas” que reciben este nombre puesto que se derivan de las básicas, y son

  • Compresión
  • Sacudidas
  • Pellizcamiento
  • Torsiones

Compresión

Las técnicas de masaje no siempre incluyen el desplazamiento de las manos. Tal es el caso de la compresión.

En esta técnica no hay desplazamiento de los dedos. Se comprime y presiona la zona o región que se quiere tratar.

La compresión puede ser estática  o mantenida y compresión con deslizamiento, para comprimir una zona más o menos durante algún tiempo. Ya sea en forma estática o con deslizamiento se requiere de mucha energía.

Esta maniobra consiste en comprimir una zona, abarcándola entre las manos o entre los dedos o entre la mano y plano duro, que generalmente suele ser óseo. Es importante mantener el ritmo y la intensidad uniforme a fin de obtener efectos homogéneos.

El tiempo de duración se determina por la persistencia del efecto analgésico. Se recomienda al menos de 30 segundos  a 60 segundos.


Sacudidas:
Se deriva de la vibración. Su efecto es suavizante y relajante sobre los músculos y manipulativo sobre las articulaciones. Son efectivas para aliviar la tensión en brazos y piernas, para acelerar la circulación y reestablecer el tono muscular.


Pellizcamiento:
Tiene su raíz en la percusión y la hachadura. Se utiliza en el masaje deportivo junto con las sacudidas, además de su utilización en cicatrices adheridas con el fin de flexibilizarlas y despegarlas, y sobre fascias y tendones con fines estimulantes.


Torsiones:
Tienen como base el amasamiento. Esta técnica se utiliza en el masaje descontracturante debido a que utiliza las fuerzas de cizallamiento en la zona a tratar provocando una eliminación de la tensión muscular, aplicada en ambas manos en un movimiento simultáneo. Es importante utilizar medio deslizante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *