Técnicas de musicoterapia II

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

Técnicas de empatía

Imitando: haciendo eco o reproduciendo la producción del cliente, luego que dicha respuesta se haya completado.

Sincronizando: haciendo al mismo tiempo lo que hace el cliente.
Incorporando: usando un motivo musical o un comportamiento del cliente como tema de la improvisación o composición propia, elaborándolo.
Marcando el paso: combinando el nivel de energía del cliente (Ej.: velocidad e intensidad)
Reflejando: Coincidiendo con los estados de animo, actitudes o emociones exhibidos por el cliente.

Exagerando: Destacando al amplificar algo que es prominente o singular en la respuesta del cliente.

 

Técnicas de estructuración

Sosteniendo el Ritmo: manteniendo un pulso básico o proporcionando un sostén rítmico para la improvisación del cliente.

Centralizando la Tonalidad: proporcionando un centro tonal, escala, o base armónica como base para la improvisación del cliente.
Conformando: ayudando al cliente a definir la duración de una frase y a formalizar su expresión.

 

Técnicas de intimidad

Compartiendo Instrumentos: utilizando el mismo instrumento que el cliente o tocándolo cooperativamente.

Dando: otorgando un obsequio al cliente, por ej., una producción musical, un instrumento, etc.
Creando un Vínculo: desarrollando una pieza corta o canción basada en las producciones del cliente y usándolas como una temática para el desarrollo de la relación [terapéutica].

Soliloquios: improvisando una canción como si se estuviera hablando a sí mismo sobre el cliente.

 

Técnicas expresivas 

Como su propio nombre indica se trata de técnicas en las cuales el paciente es un creador activo (expresivo) de la música. Muchas de las técnicas expresivas se basan en la improvisación a nivel instrumental, vocal y corporal (pero no debemos pensar en dicha improvisación desde la música profesional y los patrones de composición, sino desde la libre expresión del paciente). Algunos de los métodos que utilizan dichas técnicas serán:

  • Improvisación musical
  • Diálogo musical
  • Modelo Bruscia.
  • Musicoterapia analítica

Alguno de los beneficios que ofrecen estas técnicas serán los siguientes:

  • Aumento de la autoestima y motivación.
  • Aumento de la creatividad y la expresividad.
  • Autoconocimiento de uno mismo.
  • Conocimiento del entorno y respeto hacia los demás.

 

Técnicas receptivas

Son aquellas técnicas en las que el paciente no es autor de la música y su implicación es sobretodo interna. La música utilizada puede ser grabada o en vivo. Utilizar música grabada tiene la ventaja de que el musicoterapeuta puede estar más pendiente en la interacción y observación del paciente. Además, la música grabada no se ve influenciada por aspectos emocionales, cosa que sí puede ocurrir en la música en vivo (normalmente producida por el musicoterapeuta). Los objetivos generales que se buscan mediante las técnicas receptivas serán los siguientes (según Poch en Compendio de musicoterapia, p. 132):

  • Provocar recuerdos, sentimientos inconscientes.
  • Provocar cambios en las emociones.
  • Sugerir imágenes y fantasías.
  • Facilitar la expresión verbal de los sentimientos.
  • Facilitar el mundo inconsciente del paciente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *