Trabalenguas I

Si te gusta compártelo...Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email

¿Qué es un trabalenguas?

Un trabalenguas es una locución o una palabra que resulta difícil de pronunciar (y, por lo tanto, “traba” la lengua de aquel que intenta expresarla). Suele utilizarse a modo de juego o como ejercicio para desarrollar una dicción ágil.

El trabalenguas, por lo tanto, debe ser un texto cuya pronunciación en voz alta resulte de difícil articulación. La combinación de fonemas similares que crean rimas o aliteraciones es la forma más habitual de construir un trabalenguas.

Trabalenguas

Me han dicho un dicho,

que dicen que he dicho yo.

Ese dicho está mal dicho,

pues si yo lo hubiera dicho,

estaría mejor dicho,

que ese dicho que dicen

que algún día dije yo.

 

El cielo está enladrillado

¿quién lo desenladrillará?

el buen desenladrillador

que lo desenladrille

buen desenladrillador será.

 

En la calva de un calvito,

un clavito clavó Pablito.

a quien no queriendo quiero.

 

He querido sin querer

y estoy sin querer queriendo.

Si por mucho que te quiero,

quieres que te quiera más,

te quiero más que me quieres

¿que más quieres?, ¿quieres mas?

que rascaba en una risca,

con un tosco rasca risca rascador,

rasca que rasca acabó con el risco,

rasca la risca, rascó un rincón.

 

Tragaban trigo

en tres tristes trastos

sentados tras un trigal.

Sentados tras un trigal,

en tres tristes trastos

tragaban trigo

tres tristes tigres.

 

Cuenta cuántos cuentos cuentas,

porque si no cuentas cuántos cuentos cuentas,

nunca sabrás cuántos cuentos cuentas tú.

 

Doña Dírija, Dáriga, Dóriga,

de pellejo de zírriga, zárriga, zórriga,

trompa pitáriga,

le vienen grandes.

 

Ni podo tu parra, ni mi parra podo,

que podo la parra de mi tío Bartolo.

 

Guerra tenía una parra.

La perra de Parra

subió a la parra de Guerra.

Guerra pegó con la porra

a la perra de Parra.

Y Parra de dijo a Guerra:

– ¿Por qué ha pegado Guerra  con la porra a la perra de Parra?

Y Guerra le contestó:

– Si la perra de Parra

no hubiera subido a la parra de Guerra,

Guerra no habría pegado con la porra

a la perra de Parra.

 

Eetica, peretica, perimpimpletica, peluda, pelada,

perimpimplada, que tuvo un cabrito

etico, peretico, perimpimpletico, peludo, pelado,

perimpimplado si la cabra no hubiera sido

etica, peretica, perimpimpletica, peluda, pelada,

perimpimplada el cabro no hubiera sido

etico, peretico, perimpimpletico, peludo, pelado,

perimpimplado.

 

Pablito clavó un clavito

Quiero y no quiero querer

Rasquín era un rascón

 

Un podador podaba la parra y otro podador que por allí pasaba le dijo:

– Podador que podas la parra, ¿qué parra podas?

¿podas mi parra o tu parra podas?

 

Tengo una gallina pinta perlinta pelizanca repitiblanca

con sus pollitos pintos perlintos pelizancos repitiblancos

si la gallina no fuera pinta perlinta pelizanca repitiblanca

los pollitos no serian pintos perlintos pelizancos repitiblancos

 

Era una abuela viruela

viruela de pico-pico tuela

de pomporerá tenía 3 hijos

virijos virijos de pico-pico

tijo de pomporerá.

Uno iba a la escuela viruela

viruela de pico-pico tuela de pomporerá

otro iba al estudio vitulio Vitelio

de pico-pico tulio de pomporerá

otro lavaba cacerolas vitrolas vitrolas

de pico-pico tolas de pomporerá y

aqui termina este cuento viruento viruento

de pico-pico tiento de pomporerá.

 

El cielo esta encarabincunquintado

quien lo desencarabincunquintara

el desencarabincunquintador que lo desencarabincunquinte

buen desencarabincunquintador será.

 

Me han dicho que has dicho un dicho que he dicho,

ese dicho que has dicho que he dicho no lo he dicho

pero si lo hubiera dicho estaría bien dicho porque lo he dicho yo.

 

Pancho le compro una plancha a pancha

y ahora pancha plancha

con la plancha que le regalo pancho a plancha.

 

Nadie silba como Silvia silba

porque el que silba como Silvia silba

Silvia le enseño a silbar

 

Yo no quiero que tu me quieras

porque yo te quiero a tí,

queriéndome o sin quererme

yo te quiero por que sí.

 

Cansadas cargadas rapadas marchaban las chavas,

calladas, calmadas bandadas de gatas las ratas cazaban,

las ranas cantaban llamaban saltaban y al saltar sanaban de su mal astral.

 

Chango chino reflichado

porque chiflas a la china

chango chino rechiflado rechiflador

que a la changa china reflichada chiflas

chango chino rechiflado rechiflador

 

El ajo pico a la col

La col pico al ajo

Ajo col y caracol

Caracol y col con ajo

 

Parangaricutirimícuaro,

desenparangaricutirimicuare

el que lo diga será un buen

desanparangaricutirimicuarizador

 

Yo compre pocas copas

Pocas copas yo compre

Como yo compre pocas copas

Pocas copas yo pague

 

Cuando cuentes cuentos

cuenta cuantos cuentos cuentas,

porque si no cuentas cuantos cuentos cuentas

nunca sabrás cuantos cuentos cuentas tú.

 

Si tu gusto gustara del gusto

que gusta mi gusto,

mi gusto gustaría del gusto

que gusta tu gusto.

Pero como tu gusto

no gusta del gusto

que gusta mi gusto,

mi gusto no gusta del gusto

que gusta tu gusto.

 

Pedro Pablo Pérez Pereira

pobre pintor portugués

pinta pinturas por poca plata

para pasar por París.

 

El que poco coco come, poco coco compra;

el que poca capa se tapa, poca capa se compra.

Como yo poco coco como, poco coco compro,

y como poca capa me tapo, poca capa me compro.

 

El cielo de Tenochtitlán

se quiere destenochtitlanizar

el tenochtitlanizador que lo destenochtitlanrizare

buen destenochtitlanizador será.

 

El suelo está enladrillado,

quién lo desenladrillará

el desenladrillador que lo desenladrillare

un buen desenladrillador será

 

Un carro cargado de rocas

iba por la carretera haciendo

carric, carrac, carric, carrac.

 

Pepe Cuinto contó de cuentos un ciento,

y un chico dijo contento:

¡Cuántos cuentos cuenta Cuinto!

 

El perro de San Roque

no tiene rabo

porque Ramón Ramírez

se lo ha robado.

Y al perro de Ramón Ramírez

¿quién el rabo le ha robado?

 

Blandos brazos blande Brando,

Brando blandos brazos blande,

blandos brazos blande Brando.

 

En el juncal de Junqueira,

juncos juntaba Julian.

Juntose Juan a juntarlos

y juntos juntaron juncos.

 

La institutriz Miss Tres-tros

ha pegado un gran traspiés

por subir al treinta y dos

en lugar de al treinta y tres.

 

Erre con erre, entre brincos;

erre con erre, otra vez;

vienen los ornitorrincos

nadando, corriendo y rodando a la vez.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *