Historia de «El Juego»

Historia de «El Juego»

Podemos considerar el juego como un recurso didáctico y meramente lúdico del trabajo en el tiempo libre. De una u otra formaniño considerado, es un elemento crucial en la infancia, de modo que se aproxima al niño a los aprendizajes inscribiendo los contenidos en un contexto de juego.

Desde los primero años, y especialmente entre los tres y seis años el juego es su mayor parte, dirigido por el adulto. A medida que se avanza en edad se combinarán el juego semidirigido y el juego libre.

El juego es una actividad natural en el niño que contribuye a la maduración, al aprendizaje y a la educación. El juego estimula la acción, observación, reflexión, exploración y expresión. En síntesis, favorece la comunicación y representación de la realidad.

En primer lugar vamos a aclarar el concepto de juego y las teorías que lo definen: después trataremos su evolución, sus características y funciones para pasar por último a su clasificación.

Se entiende por juego una acción y ocupación libre que se desarrolle dentro de unos límites espaciales y temporales determinados según las reglas absolutamente obligatorias aunque libremente aceptadas, acción que tiene un fin en sí misma y que va acompañada de un sentimiento de tensión y alegría y de la conciencia de ser de otro modo en la vida real.

Los juegos de los animales son instintivos, les preparan para el futuro, dándoles fuerza, destreza para la caza o la lucha… el juego humano también cumple esa preparación para el futuro.

El juego es una actividad propia del niño, encuadrada en la dimensión lúdica de la vida, tiene gran importancia para el desarrollo mental y la personalidad del jugador.

Cuando se juega se hace uso de la creatividad, cada juego tiene sus normas y pautas de comportamiento que cambian dependiendo de los miembros que participan. Es importante hablar del espacio porque cuando un grupo se pone a jugar, el espacio cambia, el grupo lo adapta a sus intereses, creando su propio paisaje para poder crear y desarrollar la historia. El paisaje se va a poner al servicio del jugador y el tiempo desaparece.

Teorías del juego

El origen del juego se puede justificar en el desarrollo psicosocial o biológico. De sus causas y finalidades se han ofrecido muchas interpretaciones que podemos clasificar en dos grupos: teorías clásicas y teorías modernas o psicológicas.

Autores de las teorías clásicas son:

–       Spencer: teoría de la energía.

–       Groos: teoría de la anticipación funcional.

–       Hall: influenciado por Darwin, desarrolla su teoría de la recapitulación y dice que el juego evoluciona con la especie.

Todos coinciden en una concepción del juego unida a la liberación de energía y a la preparación para la vida adulta. Los autores que se encuadran en las denominadas teorías modernas tienen en común el reconocimiento del juego como potenciador del desarrollo infantil.

Actualmente no existe una teoría completa y universalmente aceptada, aunque todas ellas coinciden en resaltar el valor del juego como variable que condiciona la personalidad.

Respetando la clasificación en dos enfoques seguidos desarrollando el enfoque o posición psicológica. Todos estos autores reconocen el carácter decisivo del juego en los distintos ámbitos de la personalidad, asía:

  • Freud: considera que en el juego se manifiestan los deseos, conflicto e impulsos que el niño no puede expresar en la realidad. Desarrolla la teoría traumática del juego.
  • Buhler: dice que el juego es una actividad lúdica y funcional.
  • Piaget: indica que el juego constituye la forma de actividad inicial de casi toda tendencia o por lo menos un ejercicio funcional de esta tendencia que lo activa al margen de su aprendizaje y reacciona reforzando.

En España se refleja la importancia del juego en la normativa que regula las enseñanzas no universitarias (LOGSE), que en su artículo 9 enfatiza una metodología basada en las experiencias, en las actividades y en el juego (de forma especial en la etapa de educación infantil).

Características del juego

–       Que es un fin en sí mismo.

–       Es una actividad intrínseca en el niño.

–       Tiene carácter espontáneo y voluntario.

–       Es un elemento de placer.

–       Forma parte de la vida.

–       Se transmite de civilización en civilización.

–       Se realiza en libertad, el niño no es consciente del paso del tiempo.

–       Se realiza en contacto con el entorno físico y social.

–       Sirve de exploración.

–       Se expresa la autonomía y la creatividad, el niño no está interesada por el resultado sin por el desarrollo del juego.

–       El niño lo interpreta como una actividad seria.

–       Proporciona al niño una relación diferente en el espacio y en el tiempo.

Valores educativos del juego

–       Potencia habilidades.

–       Desarrolla su creatividad.

–       Despierta sus posibilidades intelectuales y físicas.

–       Fomenta los conocimientos.

–       Herramienta de relación con el entorno social y consigo mismo.

–       Fomento de la cooperación, resolución de conflictos.

–       Desarrolla valores, habilidades y capacidades.

–       Descubre el sentido de grupo o el equipo.

–       Desarrolla capacidades físicas, intelectuales, emocionales, creativas, sociales y culturales.

Funciones del juego

–       Contribuye a la exploración y al descubrimiento.

–       Facilita el proceso de socialización del niño, joven o adulto.

–       Potencia el desarrollo de capacidades.

–       Ayuda a regular las tensiones del individuo.

–       Posibilita la estructuración del lenguaje y del pensamiento.

–       Posibilita el aprendizaje significativo del niño ya que mantiene el interés necesario para el aprendizaje.

Con lo que diríamos que la finalidad del juego es:

–       Preparar para el futuro. Aprendizaje para la edad madura.

–       Canalizar os niveles de ansiedad. Evasión

–       Lograr placer, la satisfacción.

–       Contribuir al desarrollo de la socialización.

–       Potenciar la autoestima

–       Desarrollar la capacidad cognitiva (fomentar su capacidad de razonar y pensar)

Papel del monitor

  1. Adaptarse a la edad de los jugadores
  2. Exponer claramente las normas del juego
  3. Establecer un sistema para controlar bien el juego.
  4. Acostumbrará los jugadores a participar con honestidad.
  5. Tener un buen repertorio de juegos.
  6. Progresión de los juegos.
  7. Participar él en el juego.
  8. Procurar que los esfuerzos de los chavales tengan su protagonismo, es decir, buscar la participación de los marginados.
  9. Mantener siempre la alegría, el buen humor y el sentido de la fiesta.
  10. Estar convencido de la importancia del juego.

Según Piaget

  • Juego sensomotor (0-2 años)

En esta etapa el niño obtiene placer al realizar ejercicios en los que interviene la coordinación sensomotriz. En este momento el juego es una repetición de movimientos relativos a su cuerpo: tocarse, mirarse… y relativas a los objetos: tirarlos, comparar unos y otros…

  • Juego simbólico (2-7 años)

Su función principal es asimilar la realidad. En esta edad, los niños son capaces de evocar un objeto o un fenómeno ausente. El juego ayuda a desarrollar el pensamiento y el ámbito socioafectivo. Todo juego simbólico es asimilación (modifica su entorno) y la imitación es acomodación (modifica el suyo).

  • Juego reglado (7-9 años organización y 9-12 consolidación)

Se combina la espontaneidad del juego con el cumplimiento de las normas que incluye. Tiene una función especialmente socializadora y suelen ser juegos organizados que con frecuencia se realizan en equipo y que entrañan aprendizaje cooperativo (intragrupo) y competitividad (intergrupo).

Según Moyles estable una clasificación del juego en función de los aspectos de la personalidad del niño que contribuye a desarrollar. Así distingue entre los distintos tipos de juego:

–       Juegos físicos: contribuye al desarrollo psicomotor, se necesita y desarrolla la coordinación dinámica general.

–       Juegos intelectuales: en los que se implica la capacidad lingüística del sujeto, su nivel de simbolización, su creatividad y/o su capacidad lógico-matemática.

–       Juegos socio-emocionales: favorecen la socialización, aumentan el autoconcepto y ayudar a la persona a integrarse en grupos cada vez más amplios.

Tipos de juegos 

– Juego de presentación: se trata de juegos muy sencillos que permiten un primer acercamiento y contacto con los miembros del grupo. Fundamentalmente son juegos destinados a aprender los nombres y algunas características mínimas.

 – Juegos de conocimiento: son juegos destinados a permitir a los participantes conocerse entre sí. Se trata de lograr un grado más en la presentación, llegando poco a poco a un conocimiento más profundo y vital. Permiten crear un ambiente positivo en el grupo, especialmente cuando los participantes no se conocen.

– Juegos de afirmación: son juegos en los que tiene un papel prioritario la afirmación de los participantes como personas y del grupo como tal. Ponen en juego los mecanismos en que se basa la seguridad en sí mismo, tanto internos, como en la relación a las presiones exteriores.

Se trata a veces de hacer conscientes las propias limitaciones. Otras de facilitar el reconocimiento de las propias necesidades y poderlas expresar de una forma verbal y no verbal, potenciando la aceptación de todos en el grupo. Otras de favorecer la conciencia de grupo.

La evaluación de los juegos de afirmación es muy importante. Por una parte, se evalúan las dificultades surgidas en el juego y por otra, los nuevos aspectos descubiertos respecto a sí mismo y a los otros. Además es una ocasión propicia para valorar las situaciones de la vida cotidiana en la que se plantean estos problemas.

– Juegos de confianza: son, en su mayor parte, ejercicios físicos para probar y estimular la confianza en uno mismo y en el grupo. Trabajar la confianza en el grupo es muy importante, tanto para fomentar las actitudes de solidaridad como para prepararse para un trabajo en común.

Los juegos de confianza necesitan una serie de condiciones mínimas para que adquieran todo su sentido e interés. Un juego, en lugar de estimularla, puede poner en evidencia la falta de confianza que hay en el grupo y, por tanto, en ocasiones ser contraproducente. Antes de empezar a trabajar con estos juegos, el grupo tiene que conocerse. Podremos ir introduciendo diversos juegos que exijan grados crecientes de confianza, siempre teniendo en cuenta en qué momento se encuentra el grupo.

 -Juegos de comunicación: son juegos que buscan estimular la comunicación entre los participantes e intentar romper la unidireccionalidad de la comunicación verbal en el grupo en la que normalmente se establecen unos papeles muy determinados.

Estos juegos pretenden favorecer la escucha activa en la comunicación verbal y por otra parte, estimular la comunicación no-verbal para favorecer nuevas posibilidades de comunicación. El juego va a ofrecer para ello, un nuevo espacio con nuevos canales de expresión de sentimientos hacia el otro y la relación en el grupo. Los juegos además rompen los estereotipos de comunicación, favoreciendo unas relaciones más cercanas y abiertas. La evaluación de los juegos de comunicación es especialmente interesante de hacer parejas o subgrupos, aunque luego se realice también en el gran grupo.

 – Juegos de cooperación: son juegos en los que la cooperación entre los compañeros es un elemento esencial. Ponen en cuestión los mecanismos de los juegos competitivos, creando un clima distendido y favorable a la cooperación en el grupo. Aunque en muchas ocasiones existe el objetivo de una finalidad común en el juego, esto no quiere decir que éste se limite a buscar tal finalidad, sino a construir un espacio de cooperación creativa, en el que el juego es una experiencia lúdica.

Se trata de que todos tengan posibilidades de participar, y en todo caso, de no hacer de la exclusión/discriminación el punto central del juego.

Juegos de resolución de conflictos: son juegos en los que se plantean situaciones de conflicto, o que utilizan algún aspecto relacionado con éstas. Constituyen un útil importante para aprender o descubrir conflictos, reconocer sus causas y sus diferentes niveles e interacciones como buscar posibles soluciones. Unos hacen hincapié en el análisis de situaciones conflictivas, otros en los problemas de comunicación en el conflicto, en las relaciones poder- sumisión, en la toma de conciencia del punto de vista de los otros, etc. Los juegos de resolución de conflictos no sólo sirven como ejercicio, sino que constituyen en sí mismos experiencias, que aportan a las personas y al grupo elementos para aprender a afrontar los conflictos de una manera creativa.

– Juegos de disensión: son los juegos que sirven para eliminar energía, hacer reír, estimular el movimiento, en el grupo. El movimiento y la risa actúan en estos juegos, como mecanismos de distensión psicológica y física en todas sus interrelaciones. Los juegos de distensión son útiles para cualquier ocasión, aunque pueden ser utilizados con diferente finalidad: calentar al grupo, para tomar contacto entre los participantes, romper una situación de monotonía o tensión, o el paso de una actividad a otra, o como punto final de un trabajo en común.

Intentar eliminar también, los aspectos de la competitividad de los juegos en que la diversión se hace a costa de una persona, para centrarse en situaciones en las que todos participan, o bien hay un cambio continuo de papeles que propicia la expansión del grupo.

 – Juegos de observación: son todos aquellos juegos en los que la observación es un elemento esencial para encontrar la solución. Observar no quiere decir sólo mirar, sino también utilizar estrategias que faciliten el que la observación sea eficaz.

 – Juegos deportivos: tenemos que tener en cuenta: ocio, recreación, educación física, modelo deportivo tradicional.

– Otros juegos: de mesa, de expresión plástica, de agua, de noche, de veladas, de orientación, de ritmos.

La velada

La velada

En la vida familiar solía haber un momento al final del día en el que ésta, reunida, comentaba cosas, planteaban sus problemas, celebraba fiestas, discutía, cantaba, etc. compartía, se expresaba y comunicaba.veladas

La velada constituye el conjunto de actividades que se desarrollan en un campamento o en una acampada al final de la jornada. Crea un clima de serenidad y de preparación para el descanso.

Podemos decir que la velada es mas que un simple encuentro de personas, un encuentro de amistad, para compartir juntos experiencias vividas, reflexionar sobre algún tema en particular que nos convoque celebrar algún acontecimiento aportando lo mejor de cada uno, todo ello enmarcado dentro de ciertas particularidades que hacen que la velada sea lo que deba ser.

Al niño se le ofrece la posibilidad de divertirse y comunicarse con sus compañeros, además de desarrollar su sociabilidad y autonomía. Le ayuda a superar sus complejos, timidez, dudas, miedos.

El monitor

Como en cada actividad educativa, el monitor desempeña un papel importante, si bien no debe ser el protagonista principal.

Su función es sugerir, encauzar, dinamizar, coordinar la actividad. El monitor pone en actividad las posibilidades de los chicos/as; él no lo hace todo, más bien procura que todos tengan algo. El monitor debe motivar la cooperación y la ayuda mutua.

En las actividad de noche, el monitor adquiere diferentes nombres (encargado, presentador, mantenedor, etc. ) Y otras identidad, pero detrás del disfraz o de ese personaje festivo que sale esa noche, hay siempre un monitor.

El buen monitor, es un buen animador. Es un líder sin ser un jefe autoritario, suscita relaciones de igualdad sin dejar de descubrir las potencialidades y cualidades propias de cada uno, sabe animar un ambiente y organizar una gran movida para todos sin dejar de sentirse sereno, tiene capacidad de decisión, da sugerencias, acoge, etc…

Los destinatarios

Al programar una serie de actividades de tiempo libre, al planificar una fiesta o unos juegos es imprescindible pensar en quieren serán los sujetos destinatarios de los mismos. No es lo mismo elaborar un elenco de juegos para niños que para jóvenes, es bueno tener en cuenta si son procedentes del ámbito rural o urbano, si su residencia está en un barrio marginal o en una zona residencial.

La organización por edades es criterio fundamental. Los demás elementos diferenciadores, más relacionados con el contexto sociocultural, se han de tener en cuenta en otro sentido: la integración. Se ha de procurar siempre la interrelación de todos aunque posean alguna característica diferente: deficiente, discapacitados, niños inadaptados jóvenes con comportamiento disocial.

El contexto

Tanto la velada como el juego deben de estar enmarcados por un espacio y un tiempo adecuados. El lugar donde se va a realizar la fiesta nocturna ha de ser preparado durante el día. Cada fiesta requiere su espacio, la decoración apropiada, la iluminación necesaria, el escenario y el ambiente general.

Cualquier lugar puede transformarse en otro, con un poco de imaginación y creatividad, para crear la mejor de las fiestas. Cada fiesta requiere su momento, el motivo de la fiesta también debe ser claro, porque contextualiza e inspira la fiesta. Cualquier acontecimiento o circunstancia que sucede a lo largo del día se puede celebrar por la noche.

La preparación

En un campamento, convivencia, acampada, la noche es tiempo para el relax. La intensidad con la que ha transcurrido el día se vuelve sosiego cuando, concluidas las tareas de la jornada, todos se reúnen para pasarlo bien.

La noche no es el elemento exclusivo de realizar la velada ya que cualquier momento del día es propicio para ello. Pero la tranquilidad y oscuridad de la noche y la terminación del trabajo del día, proporciona la apetencia de reunirse con el grupo para relajarse y pasar un buen rato.

Contenido general de la velada

  1. 1.     Cantos y música:

–       Crear un ambiente de distensión que hace más amena la velada.

–       Una canción fija suele servir de llamada para señalar el comienzo.

–       Siempre hay alguna canción que pueda expresar la vivencia del momento.

  1. 2.     Danzas

–       Nos sirve para romper la inmovilidad, cambiar de postura y calentarnos del frío.

–       Potenciará la expresión corporal eliminando el miedo al ridículo.

  1. 3.     Juegos

–       Son adecuados para realizarlo mientras se está sentado en círculo.

–       Participativos: juegos de canciones, concursos, preguntas y respuestas, festivales musicales, etc.

Estructura de la velada

Antes de adentrarnos al desarrollo de este tema, conviene aclarar ciertos puntos a tener en cuenta y que por comparación con las características propias entre fogón y velada abran de facilitar sus diferencias:

  1. La velada puede celebrarse tanto al aire libre como en locales cubiertos (salones, aulas, etc.) contando con las comodidades adecuadas (asientos bancos etc.)
  2. A la velada se puede asistir disfrazado, con ropas de calle e incluso se admite el uso del uniforme.
  3. Puede estar dirigido a un público abierto e incluso cursar invitaciones a participar de ella.

Dentro de la gran variedad de veladas, podemos clasificarlas en cinco grandes familias según sus temáticas y objetivos a los que van dirigidas.

  • Velada fiesta.
  • Velada espectáculo
  • Velada tema.
  • Velada reflexión.
  • Velada espontánea.

Cada uno de estos tipos de velada responde a distintas características propias y diferentes objetivos. Tenemos que tener en cuenta los diferentes ítems, que, básicamente podemos enunciar así:

– Objetivo en curso (fin pedagógico que se persigue): estado anímico de los participantes (sentido de la oportunidad para celebrar la velada acorde a los tiempos y contenidos)

– Lugar (espacio físico disponible): Recursos (materiales y técnicas de expresión que dispongan los participantes.

– Tiempo (el requerido para la organización): Diferentes tipos de velada La velada fiesta Su objetivo es celebrar (festejar) algún evento que es motivo e alegría para el grupo (ejemplos: cumpleaños, entrega de alguna insignia especial, aniversarios etc.)

Tipos de velada

  • La velada fiesta

Su objetivo es festejar algún evento que es motivo de alegría para el grupo.

Todos participan: no hay un público pasivo ni actores sino que actúan todos. El espacio físico debe ser lo suficientemente amplio para desenvolverse con comodidad, contemplando que se desarrollen las danzas, juegos cortos y la animación correspondiente.

Refrigerio: Habrá un buffet o comida a la canasta para compartir atento a los horarios en que se lleva a cabo la velada. En esencia se trata de reunirse en torno a un tema de celebración que convoque a vivir la vida en grupo, sea este que involucre directamente a unos pocos.

  • La velada espectáculo

Más compleja en elaboración que la anterior y en algunos conceptos mucho más exigente, debemos diferenciar dos grandes tipos según él público a los que va dirigido y la participación de este:

– Para un público bien definido (pasivo, externo al grupo scout).

– Donde todos son a la vez actores y espectadores.

En la primera, la velada esta dirigida hacia un publico que observa la presentación pasivamente (esto implica proporcionarle las comodidades necesarias)

En su concepción, al estar dirigida a un público muy concreto, su temática y realización están en función de a quienes va dirigida. Es el caso de veladas para representar ante un público infantil (por ejemplo en una guardería, o en el extremo opuesto una velada en un hogar geriátrico)

En la segunda se requiere de dispositivos escénicos. Escenografita, recursos adecuados de audio, vestuario, y cierto manejo de técnicas teatrales.

Según su objetivo puede requerir difusión previa (publicidad, venta de entradas, colaboraciones de auspiciantes etc.)

Exige distribución de roles específicos. Acorde a las capacidades artísticas y técnicas, abran que designarse los papeles actorales y de realización (vestuario, iluminador, sonido, escenográfo etc.)

Por sus características merece una especial atención en su programación (no admite improvisaciones) esto hace garantizar el resultado esperado a través de ensayos tanto actorales como del equipo necesario

La velada espectáculo puede ser dedicado como homenaje a alguien, o parra recaudar fondos e incluso como servició para animar una obra infantil en la guardería.

  • Velada tema

 En este caso todo gira en torno a un tema central y sobre él, se refieren sketches, danzas, canciones e incluso los disfraces con los que se concurren a las veladas. Puede ser un personaje real o imaginario, una época o un lugar que suscite la creatividad para armar una historia que le dé contenido y alrededor del cual se basaran todos los recursos de expresión.

El tema:

–       Debe suscitar la imaginación para crear sketches, cuentos, danzas, etc.

–       Debe ser concreto y único

–       Todos participan como actores y espectadores a la vez.

  • Velada reflexión

Puede ser previamente elaborada o espontánea. En ambos casos, tiene por objetivo reflexionar en grupo sobre un tema dado y arribar a una conclusión a través de la puesta en común de las ideas. Exige un clima previo, un tema concreto a reflexionar, profundizado y un resumen final o conclusión que lleve a una toma de conciencia. Debe preverse el tiempo adecuado (no excesivo) para:

–        Profundizar el tema (analizar)

–        Variar el enfoque (aclarar los puntos de vista)

–        Cambiar impresiones (puesta en común)

–        Abrir él dialogo.

–        Incorporar alguna animación (dinámica)

–        Aportar elementos de apoyo (citas, textos, lecturas, etc.)

Como ejemplo podríamos proponer que cada patrulla elabore su propia interpretación sobre una sita del evangelio y luego la desarrolle a través de alguna actividad en la velada. Valiéndose de sus propios recursos de expresión algunos presentaran por ejemplo una canción acorde al tema, una representación dramatizada, una reflexión sobre la aplicación practica del contenido en la vida diaria, etc.

Apelando a la riqueza de este recurso para animar la espiritualidad, no debemos descartar el uso de juegos de señales de pista, señalización, Morse, humo, etc.. Suscitar en la velada nocturna conclusiones acerca de las señales que nos acercan al gran jefe, como el se comunica con cada uno de nosotros etc. En todos los casos deberá preverse en el programa del día, el tiempo suficiente para permitir a cada patrulla preparar su trabajo o desarrollar un tema. Sin embargo (y no hablamos de improvisación) determinada situación imprevista, estado anímico, tensión, pueden (y de echo la ocasión) dar la oportunidad ineludible de celebrar una velada de reflexión espontánea.

  • Velada espontánea

Nacen espontáneamente, a partir de:

–        Un determinado ambiente.

–        Una situación determinada.

Una “charla con las estrellas” como ejemplo de una velada espontánea es un excelente medio para el scouter a la hora de sincerar las situaciones de tensión en una patrulla. Algunas claves para tener en cuenta:

–       Crear un clima apropiado previo.

–       Debe ser de corta duración y una conclusión que arribe al fin propuesto.

–       Requiere un mínimo de preparación por parte del animador.

–       Variedad de interpretación (permitir la participación y la corriente de ideas)

–       Evitar la improvisación (dar y darse tiempo para la elaboración)

–       Capacidad de síntesis (para recordar las ideas y exponerlas con claridad)

Frecuentemente estas veladas surgen de la necesidad de atemperar algún ambiente tensionado por alguna circunstancia propia de la convivencia. No por casualidad se requiere el tacto necesario para manejar la situación propiciando el clima de reflexión y reconciliación.

Una alternativa seria tomando un tema especifico acorde a la circunstancia del momento (la amistad, el amor entre hermanos etc.) y proponer una serie de preguntas que cada patrulla tendrá que reflexionar previamente para luego poner en común.

Esto que parece simple requiere cierta preparación del animador sobre el punto que se trata y habilidad para suscitar el ambiente adecuado, mantener el interés sobre la idea central evitando la dispersión y capacidad para extraer una conclusión que clarifique el mensaje.

Otros tipos de Velada

Velada suspenso: basada sobre una historia policial o de espionaje tal que despierte la atención de los scouts. Puede ser preparada por ellos mismos con las variantes que propongan. La ambientación girara sobre este tema desde el principio, puede o no terminar en un juego nocturno.

Velada actualidad: esta surge de una reflexión y él dialogo de temas que preocupen o interesen en ese momento. Puede ambientarse a través de un canto, sketch, mimo, etc. debe tenerse en cuenta la edad y la realidad propia de los participantes.

Velada taller: exige una preparación previa de talleres de mascaras, estenografías y vestuarios, afiches, instrumentos musicales, etc. que luego se aplican en la velada propiamente dicha.

Técnicas teatrales

Técnicas teatrales

Los títeres

Para los sabios el títere es tan antiguo como la humanidad. Efectivamente, en un sinnúmero de culturas encontramos al títere como uno de los recursos más frecuentes. Los mismos juglares los utilizaban en la Edad Media y se sabe que en Cataluña -pueblo de gran tradición titiritera- se llegaba incluso a representar con ellos la Pasión. En el teatro de títeres confluyen lo maravilloso con lo irreal y lo fantástico y toda su magia radica en no ver nunca al manipulador, sino solamente a los artilugios que él ha ideado y construido.

Independientemente de las formas más tradicionales de construcción -la pasta de papel, el yeso…- existen diversos modos menos costosos e igualmente ingeniosos para fabricar estos muñecos fantásticos y llenos de vida:

  • CON SUELAS DE ZAPATO: primeramente conviene pintar de un sólo color (claro, a ser posible: toda la superficie del zapato. Luego podemos pintar los detalles: nariz, boca, ojos… Las pinturas de cera nos vendrán muy bien para esto).
  • CON UN CALCETIN: rellenándolo de lana, introduciremos después un palo que servirá para sujetarlo y lo ataremos bien con un cordel, diferenciando así claramente la cabeza y evitando que se caiga la lana. Podremos ponerle dos ojos con fieltro recortado. Si no le ponemos boca, el títere tendrá muchas posibilidades de expresar distintos sentimientos. A un títere con una marcada boca sonriente, sería difícil hacerle expresar tristeza.
  • CON UNA CUCHARA: pintando con sencillez una cara y colocando una tela que cubra el mango.
  • CON UNA CUCHARA: pintado con sencillez una cara y colocando una tela que cubra el mango.
  • CON BOTELLAS: puede quedarnos aquí un títere grande y muy vistoso. En la botella -preferentemente de plástico- pintaremos la cara y luego introduciremos un palo en su interior. Cubriremos éste con una tela y aparecerá un títere fantástico.
  • CON ROPA: en dos pedazos de tela clara se dibuja un perfil -tiene que ser idéntico en las dos partes-. Se cosen después exagerando las narices y la barbilla. Hecho esto se la da la vuelta -como a un calcetín- y se le rellena de lana. Luego se le introduce un palo, se ata y listo.
  • CON BOLAS DE PING-PONG: se puede conseguir una espléndida sensación de grupo colocándose un guante de color en la mano y una bolita debidamente decorada en cada dedo. Podrán ser entonces cinco personajes los que con una mano podrá animar el manipulador.

Para todos estos títeres una melena hecha con lana les vendrá de maravilla. Las posibilidades son innumerables. La norma única es la siguiente: cualquier cacharro -por inútil que parezca- tratado con imaginación, es un maravilloso títere. Nada hay desperdiciable: latas, jarras viejas, coladoras, escobas, cajas de cartón, cazos… todo sirve, sólo hace falta lo antes dicho: imaginación. Un tiempo libre sin imaginación es un tiempo esclavizado.

Animales en el teatro

Al preparar un espectáculo puede ocurrir que necesitemos la presencia de los animales, bien como protagonistas, bien como elementos que enriquezcan la representación. Para fabricarlos seguiremos la misma norma que con respecto a los títeres normales apuntábamos en el número anterior.- nada hay establecido, sólo la imaginación y la sencillez harán que seamos auténtícamente artistas.

  • MARIPOSAS: son tal vez los animales más decorativos del espectáculo de títeres. Para construir una buena mariposa servirá un pañuelo de colores vivos y de tela sedosa. Lo anudaremos de forma más o menos estética al extremo de un alambre delgado y, moviéndolo con agilidad, conseguiremos un maravilloso insecto. También podemos dibujar la silueta en una cartulina, luego cortamos pedacitos redondos dejando la silueta perforada por círculos y hecho esto cubrimos los agujeros con papel celofán. Atamos la mariposa a un hilo de pescar y éste a un palo…
  • GUSANOS: son muy graciosos cuando se les manipula bien. Con un muelle más o menos grande, otro bastante pequeño -el de un bolígrafo, por ejemplo- y una pelota de ping-pong conseguiremos un pintoresco animalillo. Primero pintaremos el muelle grande con un color llamativo, luego el pequeño con un color ciarito. En un extremo del muelle grande sujetaremos la pelota de pingpong a la que habremos pintado previamente unos ojos y una boca. En el extremo posterior colocaremos el muelle pequeño hacia arriba -como si fuera un rabito-… ¡Ya sé que los gusanos no tienen rabo! Pero es posible que a alguien le gusten con rabo. Para manipularlo utilizaremos los dedos pulgar e índice que introduciremos en los extremos del muelle. A medida que vamos uniendo y separando estos dos dedos, el cuerpo del gusano se moverá hacia arriba y hacia abajo y parecerá que se desliza. Si lo manejamos con las dos manos tendrá una mayor posibilidad de movimientos.
  • PATOS: la fabricación de los patos es muy sencilla. Hay que hacer con tela blanca un largo guante que nos cubra hasta el codo. El extremo del guante que corresponda a la mano será la cabeza del pato. La tela, que pertenece a la cabeza, la dividiremos en dos partes: la inferior servirá para introducir el dedo pulgar, la superior para los dedos restantes. De esta forma conseguiremos una boca que se moverá conforme vaya hablando o picoteando. Con fieltro diseñaremos los ojos. Los movimientos de este bicho serán innumerables.
  • MONSTRUOS: utilizaremos el mismo procedimiento que en la construcción de los patos. Necesitamos un guante más alargado y de color vivo, preferentemente rojo o verde. También tendremos que esforzarnos muchos en la fabricación de la cabeza. En ella colocaremos largas melenas de lana y, en el interior de la boca, unos enormes dientes y una estremecedora lengua. Esto último con fieltro.

Cómo hacer un teatro

Hay quien llamó a los escenarios para representar títeres «Castillos de fantasía» y, evidentemente, lo son. Pero para que lo sean no hace falta que invirtamos mucho dinero sino mucha fantasía y alguna que otra tabla.

Ante todo, un consejo: Nunca empiencen a montar un espectáculo de títeres fabricando el teatro. Lo primero son los títeres y animalillos… al final, el teatro.

  • Con un armario viejo: es de los más sencillo. Si el armario es grande, cortaremos la madera superior de la parte trasera dejando una embocadora lo suficientemente holgada para que los personajes se muevan con facilidad. Tiene el inconveniente de que es pesado e incómodo.
  • Con mesas y taburetes: es hasta más fácil que con el armario. Aquí no se trata de fabricar nada sino de montar convenientemente unas mesas y unos taburetes. Colocaremos dos mesas separadas aproximadamente unos dos metros la una de la otra. Sobre cada mesa se pone un taburete y entre los dos una tabla de madera de la que colgará una manta que llegará hasta el suelo. Al hacer esto hay que ir con cuidado y procurar que el peso de las mantas no sea excesivo y rompa la tabla. También podemos sustituir las mantas por papel.
  • Guiñol colgante: se trata de colocar dos clavos en el techo. Esos clavos nos servirán para colgar una tabla. Sobre la tabla también colocaremos mantas o papel que llegarán hasta el suelo.
  • Con maderas: este procedimiento es más complicado, pero más sólido y puede servir para un sinnúmero de representaciones. Se trata de clavar las maderas de forma que se convierta el armazón en una especie de tríptico. Para ello habrá que unir con bisagras las tres partes con lo que nuestro escenario, una vez finalizada la representación, será plegado y lo podremos guardar.

También con maderas se puede utilizar otro procedimiento. Tenemos que construir dos estructuras rectangulares, una mayor que la oira. Las dos las recubriremos con tela. La más pequeña la colocaremos delante y la más grande detrás. Entre las dos se podrán los títeres escondidos y harán aparecer los títeres por la parte de delante. Así la estructura de detrás quedará como un fondo muy bueno que concentrará la atención de los espectadores y enmarcará el espacio dramático.

CONSEJOS PRACTICOS:

  • Utilizar siempre telas oscuras: Realzarán la belleza de los títeres.
  • La tela sobre la cual actúan los títeres no debe estar muy alta (los espectadores se romperán el cuello) ni muy baja (podría verse la cabeza de los animadores). La distancia ideal es a 1,5 m. del suelo.
  • La iluminación es muy importante. Lo ideal es que coloquen un par de focos (no bombillas) de 100 W. a 1 metro del escenario, de modo que la luz quede repartida.
  • Desterrad el telón o las cortinas. La iluminación marcará el comienzo y el final del espectáculo.
  • Los decorados serán muy simples y esquemáticos. Un círculo amarillo como fondo y un arbolito verde pueden ser el mejor de los paisajes.
  • Y el gran consejo es que no se desanimen. Es posible que al principio les salgan auténticas chapuzas. Pero todo se andará.

Taller de maquillaje

Desde muy antiguo, en la vida de los hombres ha existido el maquillaje. Un rostro pintado no busca únicamente aparecer como hermoso, sino expresar un sentimiento, dar a conocer algo de su forma de ser, o, por el contrario, esconder o disimular algo.

Cuando estamos preparando una obra de teatro, una dramatización o un espectáculo, el maquillaje es esencial ya que ayuda a definir la personalidad de¡ personaje al que se interpreta. En este caso no vamos a pintarnos un poquito la cara, sino a pintarla totalmente dándoloe una expresión distinta a la habitual.

  • ¿QUÉ MATERIAL NECESITAMOS?: aunque en el mercado hay productos dedicados especialmente al maquillaje teatral, no los vamos a citar porque son bastante caros. Utilizaremos materiales asequibles a nuestros humildes bolsillos y de resultado francamente bueno. Necesitamos crema suavizante (cualquiera de las muchas que existen), pinturas de cera -no plásticas-, lápices perfiladores -seguro que tiene tu madre-, papeles suaves -kleenex o papel higiénico-, y, evidentemente, un espejo.
  • Empecemos con la crema: lo primero que debemos hacer es embadurnarnos la cara con crema, procurando que la crema se extienda a todas las partes de¡ rostro, también a las más difíciles. No hay que darse mucha crema, lo importante es que esté bien repartida. No empieces nunca a pintarte sin haberte dado crema antes.
  • Sigamos con la pintura: con una pintura de cera blanca debemos pintarnos todo el rostro. Para ello debemos frotar bien la pintura en nuestras manos, de esta forma se calienta y pirita con facilidad. Si notas que no pinta apenas, sécate un poco la cara con un papel, pues es posible que te hayas dado demasiada crema. También pintaremos las cejas y para ello calentaremos con la llama de un mechero la pintura de cera; cuando se está derritiendo pasaremos el dedo con rapidez -no nos quemaremos- por la pintura derretida y nos lo aplicamos en las cejas antes de que se seque.
  • Pongamos las facciones: viene ahora el maquillaje propiamente dicho. Pintaremos alrededor de la boca y de los ojos con los colores que deseemos procurando que haya contraste. Podemos darle muchas expresiones a nuestra cara: alegría -con una amplia sonrisa en la boca-, tristeza -líneas hacia abajo-, perversidad, -líneas torcidas-, serenidad -facciones redondeadas-… Para esto puedes remarcar tus líneas con el perfilador.
  • También puedes pintarte el pelo. Para ello hay unos sprays, pero son muy caros. Si lo que quieres es ponerte canas, pueden servirte los polvos de talco bien extendidos.
  • Quitarse el maquillaje: si has seguido los pasos tal como se indica, te será muy fácil la operación inversa. Vuelve a ponerte crema por toda la cara y frótate bien con un papel hasta que se te haya marchado casi la pintura. Lávate entonces la cara con agua y jabón, y la pintura desaparecerá totalmente.

El grupo de teatro

Trajes multicolores, máscaras fantásticas, focos que se encienden, olor a maquillaje, telones que suben y bajan, disfraces, libretos, risas… y una emoción a raudales son elementos que entran en juego cuando un grupo de amigos se anima a hacer teatro.

Hacer teatro es una actividad fascinante, una de las empresas más chulas en las que uno puede embarcarse. En el teatro la vida de cada día se convierte en espectáculo. El actor crea su personaje con esfuerzo y el grupo entero -cada cual con su trabajo- fabrica un mundo mágico que encandila al espectador.

Un grupo de teatro es un equipo de amigos en el que cada uno pone lo mejor de sí mismo para aportarlo a los demás. Sobran los vagos, los que quieren el mejor papel, los que no se dejan corregir, los informales… El trabajo ha de ser duro y, si uno falla, hace fallar a todos los demás.

En el grupo hay muchas funciones: director (a ser posible una persona más mayor y que conozca y ame el teatro), actores, decoradores, encargados de la iluminación y de la música, apuntadores, diseñadores de vestuario… Todos pueden echar una mano. El espectáculo no es posible si falla alguien. El director deberá armonizar y coordinar el trabajo de todos.

Elección del espectáculo

Los primeros espectáculos de un grupo deben ser sencillos y cortos, sin problemas en lo referente a decorados o a cuestiones técnicas, y con papeles no muy largos. También es importante que el número de personajes no sea muy elevado. La elección de los papeles compete al director, que tendrá en cuenta el carácter, fisonomía y cualidades de cada actor. Nadie debe creer que un papel corto es menos importante que uno largo, todos son necesarios.

Desde antes de empezar a ensayar, el grupo debe tener claro que va a realizar una tarea de equipo en la que no importa brillar personalmente en la representación, sino colaborar para que el conjunto del espectáculo funcione con la precisión de una máquina de relojería.

Una vez elegida la obra, el grupo se reúne para leerla. El director debe hacer una breve explicación de cada personaje situándolo en el contexto de la obra. La obra se lee en voz alta y despacio. Cuando llega una acotación, es el director el que la lee. En esta primera lectura colectiva, cada actor debe intentar situarse en su personaje y relacionarlo con los demás.

Es importante que a esta reunión asistan los encargados de la tramoya. Puesto que la obra se divide en escenas o actos, el equipo se pondrá de acuerdo en las fechas de los ensayos y en cuál es la escena que hay que llevar aprendida para el próximo día.

En Casa

Uno de los trabajos más importantes del actor se realiza en su casa. Allí hay que estudiar el papel y asimilar su personaje. Cada actor debe hacerse preguntas sobre su personaje o hacerle preguntas a él. Hay que descubrir cómo piensa, cómo es, por qué actúa de esta manera, cómo debe andar, cómo debe hablar… Al estudiar el papel, hay que leer también las acotaciones para saber cómo hay que decir o entonar el texto. Hay que fijarse mucho en qué es lo que dice el actor que le precede en la palabra…

Posiblemente sea ésta una de las labores más duras del actor, porque no es tan divertida como un ensayo, porque le obliga a uno a sentarse y darle un poco a los codos… Pero este trabajo silencioso es imprescindible para que la representación funcione. Sólo así el actor podrá aportar mucho en trabajo del próximo ensayo y, junto con el trabajo callado que los otros compañeros también habrán hecho, empezarán a crear espectáculo.

Con el papel ya aprendido, vamo a comenzar a ensayar. Es ahora cuando viene el trabajo en común y la maravilla de ver que la obra va cada día tomando más cuerpo.

Antes de comenzar a ensayar hay que tener en cuenta dos cosas muy importantes: que el director es quien coordina el ensayo y debemos dejarnos ayudar por él; y que no se pueden empezar los ensayos si hay alguien que no se sabe el papel, pues paralizará el ensayo de los demás.

En el escenario

Los primeros ensayos servirán para perfilar los primeros cuadros. No hace falta que asistan todos los actores; es preferible que asistan sólo los que aparecen en dichos cuadros. Tampoco hace falta que estos ensayos se hagan en el escenario; importa ahora descubrir la entonación que hay que dar a cada frase y esbozar los gestos y los movimientos que hay que hacer en escena.

Poco a poco, con estos ensayos parciales, hay que pasar toda la obra.

Los siguientes ensayos serán ya en el escenario. Hay que fijarse mucho en los movimientos: entradas, salidas, colocación. También es importante que cada actor sepa dónde van a estar colocados la utillería, los muebles y todos los elementos que aparecen en escena.

Ahora sí deben estar los apuntadores colocados en los laterales. El director estará preferentemente en el patio de butacas para situarse constantemente desde el punto de vista del espectador, que es a quien va dirigida la obra.

El ensayo general

Cuando la obra se tiene ya dominada hay que hacer un ensayo general: la obra se representa tal y como se hará el día del estreno: con los vestuarios y decorados adecuados, con el maquillaje puesto y todos -actores, apuntadores, tramoyistas y director- colocados en su sitio. Aunque haya fallos, ya no se puede interrumpir el desarrollo de la obra. Todo debe hacerse como si hubiera público.

En el ensayo general puede haber algunos amigos como público. Al final de la representación, harán los comentarios pertinentes que puedan enriquecer la obra.

Ahora sí. Ya está todo prácticamente listo para el estreno.

CONSEJOS IMPORTANTES

  • Cuando el actor se equivoca en su papel o en sus movimientos, el director debe corregirle desde el principio. Es importante que esto sólo lo haga el director. En ningún caso puede un actor interrumpir el ensayo si él u otros compañeros se equivocan.
  • Los actores deben procurar desde el principio no dar la espalda al público y no taparse unos a otros, a no ser que el desarrollo de la función lo requiera.
  • El actor, ya en los ensayos, debe preparar su salida a escena concentrándose en la situación de su personaje.
  • En escena sólo estarán los actores precisos. No deben estar los que no aparecen en ese momento de la obra.
  • Los actores que no estén en escena deben estar en silencio y con atención, favoreciendo la concentración de los compañeros que en ese momento sí están actuando.
  • Al final del ensayo, el grupo debe reunirse para comentario y enriquecer el espectáculo. De las decisiones que se adopten, hay que tomar nota para aplicarlas en el siguiente ensayo.
  • Es muy bueno que, de vez en cuando, el grupo entero celebre una fiestecilla o una merienda. Todas las cosas que contribuyen a que todos sean más amigos repercutirán en bien del espectáculo.
  • Antes de estrenar el espectáculo, conviene hacer publicidad. Para ello aprovecharemos todas las posibilidades que tengamos: carteleras, emisoras de radio cercanas, revistas escolares… Hay que hacer ambiente y crear una buena predisposición por parte del público.

 

Antes de empezar

Los actores acuden al menos una hora antes y se ponen el vestuario correspondiente. Luego se maquillan (en caso de no tener maquillaje de teatro, se puede sustituir poniendo crema suavizante en el rostro y luego aplicando pinturas de cera no plástica). Cuando todos están maquillados, hay que ir al escenario -en caso de que haya telón y esté abajo-. Allí hay que repasar rápidamente si está todo en su sitio y si cada personaje tiene preparada la utillería que debe utilizar. Luego cada actor debe poner en el lateral desde el que saldrá a escena. Los apuntadores se colocarán ocultos a ambos lados de¡ escenario, desde donde controlen toda la escena.

Este momento es muy emocionante: todo debe estar listo, ya que una vez levantado el telón no se podrán rectificar errores de colocación de decorados y muebles; por otra parte, éste debe ser un momento de concentración, tanto para los actores como para los técnicos.

Arriba el telón

Es la hora de la emoción y los nervios. El trabajo de muchas horas y la ilusión de nuestro grupo van a tener reflejo en el escenario. Ha llegado el día del estreno.

Las luces de la sala deben apagarse poco a poco. Debe haber un momento en el que sólo está algo iluminado el escenario. Este momento hará que los espectadores concentren su mirada en el telón. Entonces, poco a poco se irá abriendo…

Durante la representación, los actores se esforzarán en hablar de tal manera que todos los espectadores les oigan. Para ello deben hacerlo en un tono de voz alto (no gritando) y vocalizando. Es lógico que las primeras veces que uno hace teatro se equivoque o se ponga algo nervioso. No hay por qué preocuparse. Además, cuando el público ve trabajo y buena voluntad, es generoso. No obstante hay que evitar los siguientes defectos:

– Corregirse en escena.

– Reír cuando el público ríe porque en la obra hay una situación jocosa.

– Hablar entre bastidores o sisear para hacer callar.

– Exagerar situaciones…. hacerse el gracioso inventando cosas que no se trabajaron en los ensayos.

– Mirar al apuntador cuando alguien se ha olvidado el papel… (Ya será el apuntador el que ayude, no hace falta pedirle ayuda).

Cómo montar un circo

Cómo montar un circo

Esta es una actividad divertida en la que todos tenemos cabida, vamos a montar un circo con sus diferentes partes y diversos personajes del mismo.

Aprovechar nuestras habilidades

No todo el mundo sirve para las mismas cosas. En las primeras sesiones pondremos en común las habilidades que cada uno tiene. Hay cosas muy aprovechadas: unos saben sostener en equilibrio una escoba o palo sobre sus dedos, sus pies o su nariz; otros saben cantar bien; otros saben tocar algún instrumento; hay quien sabe imitar personajes o animales; alguno sabe hacer el pino e incluso caminar con las manos. Otros, que no salen al público: son buenos administradores, saber hacer decorados, pintar, dibujar, entienden de electricidad… todos tienen su sitio en el circo.

En las primeras sesiones descubriremos las posibilidades de cada miembro e intentaremos que las ponga de manifiesto. Estas habilidades que cada uno tiene son, junto al trabajo en grupo, la esencia de un buen espectáculo.

  • EL PRESENTADOR

El papel del presentador es fundamental. No sólo debe presentar, sino animar y mantener el espectáculo comentando la actuación de unos y otros, encandilando al público en algunos momentos y animándole al aplauso en otros. El presentador habrá preparado algún chiste o algún acertijo en caso de que se retrase la aparición de unos actores por causas de última hora.

  • LOS PAYASOS

Es importantísimo disfrazar muy bien a los payasos. Llevarán ropas grandes y multicolores, tirantes, sombrero, zapatos grandes (los puedes fabricar con cartón fuerte), chaleco y una peluca. La peluca la puedes hacer con una cartulina fuerte de unos20 cm. de ancho por20 cm. de largo. Los lados de la cartulina (tomada a lo largo) los iremos perforando cada centímetro y medio aproximadamente. Luego, de un ovillo de lana de color rojo cortaremos trozos de unos50 cm. que los doblaremos por la mitad y los introduciremos en cada uno de los agujeros. Luego el payaso se pondrá esa cartulina sobre la cabeza, sujeta con un sombrero.

Los payasos deberán esforzarse en que su número sea más visual que sonoro. Por otra parte, es difícil dominar a un auditorio con la voz. Prescindir de los chistes conocidos y vulgares y esforzaos por dar contenido a los gestos.

  • LOS EQUILIBRISTAS

En este número se puede conjugar lo cómico con lo serio, la broma con lo que realmente es una habilidad (aunque saber hacer broma es otra gran habilidad).

En la parte humorística de¡ número de equilibristas puede salir un grupito con un somier viejo de una cama. Sobre ese somier, darán saltos y efectuarán brincos mortales. El somier puede representar una especie de cama elástica en el aire, un flaquito podrá dar un salto mortal y dejarse caer en el vacío para ir a caer en los brazos de un compañero que sea gordo y buena persona.

En la parte seria podrían aparecer los equilibrios de escobas (aquellos que sepan hacerlo) intentando ser originales (pasar la escoba de¡ dedo de uno al otro compañero; trazar una raya en el suelo e ir recorriéndole llevando una escoba en equilibrio; recorrer esa línea dando saltos con un pie mientras que con el otro sujetamos equilibradamente la escoba). En todo caso habrá que imaginar y ensayar. También puede haber compañeros que sepan hacer una torre humana: en este caso deberán hacerla tomando las debidas precauciones. Se pueden hacer equilibrios sobre un caballete de madera llevando una fuente con objetos en cada mano (en este caso habría que ensayar y procurar que los objetos que lleva el portador sean de plástico…)

Evidentemente, tanto para los forzudos como para los domadores, habrá que lograr una buena simbiosis entre lo cómico y lo serio. Si esta simbiosis se realiza con ingenio y se dosifica correctamente, ambos números conseguirán el aplauso y harán pasar un rato agradable.

  • LOS FORZUDOS

Si hubiera algún compañero que realmente fuera fuerte y quisiera prepararse algún número podría hacerlo perfectamente. Si este compañero existe, hará sus exhibiciones con cacharros y cosas, nunca con personas. Es decir, levantará pesas, pero no probará a levantar y juguetear con personas.

En cuanto a lo del toque cómico, hay que esforzarse en buscar un grupo de jóvenes que tengan cualidades mímicas. Saldrán uniformados (lo ideal sería una camiseta tipo imperio y un pantalón corto, ambos con rayas transversales). Todos lucirán un amplio bigote y largas patillas. Entre varios irán trayendo objetos al forzudo: las pesas, cada vez más grandes. Este forzudo irá vestido con rellenos dentro de la camiseta, de modo que parezca mucho más grueso de lo que realmente es. Se le pueden poner toallas o una almohada bien sujeta.

Las pesas, las haremos con un palo en el que ataremos a sus extremos sendos globos. En los globos estará escrito el peso de cada pesa: 25, 50 y100 kg. por pesa.  Una vez que entre varios hayan conseguido arrastrarle las pesas hasta sus pies (cada vez con mayor peso), el forzudo las irá levantando con gran esfuerzo y sonoros resoplidos.  Una damisela puede secarle el sudor entre pesa y pesa.  Finalmente, cuando el forzudo esté recibiendo los aplausos de la concurrencia, al finalizar su actuación, el más pequeñito de todos se acercará a las pesas, las cogerá con una mano y se largará.  Este efecto puede ser muy vistoso.  Importa mucho la parsimonia -no lentitud- con que este se haga.

  • LOS DOMADORES

Para el número de los domadores, pueden aprovechar alguna habilidad especial que tenga algún animal de algún familiar o amigo.  En ocasiones, hay perros o gatos que saben hacer las cosas simpáticas.  Descubrir, si pueden, algún animal que reúna estas condiciones.

El domador deberá ir elegantemente vestido.  Un elegante bigote le dará un aspecto de seriedad.  Le haremos también una chaqueta muy elegante.  Debemos agarrar dos cartulinas del mismo color y unir una y otra por el lado más corto.  Engrapamos ambas cartulinas por donde la hemos unido y por allí mismo la doblamos.  Hacemos un agujero para que pase la cabeza del domador y dibujamos en la parte delantera unas líneas que se llaman «brandeburgos».  Por debajo irá un jersey del mismo color que las cartulinas.  Los pantalones serán de rayas longitudinales.  En los pies el domador llevará unas botas de agua.

  • LAS FIERAS

Los que van a ser leones deberán ponerse un pijama de color amarillo o marrón, unos guantes del mismo color.  En la cabeza y en la barba se pondrán  espartos naturales deshilachados, sujetos con una goma elástica.  Sus rugidos deberán ser aterradores.

También pueden visitarnos pesados elefantes.  Un elefante estará compuesto por dos jóvenes.   Llevarán el pantalón del chandal del mismo color.  Una manta cubierta por encima les cubrirá y el compañero de delante podrá fabricarse con cartulina una cara de elefante.

El domador podrá utilizar para amansar a sus fieras frases que suelan decir algunos profesores, especialmente duros, y que sean típicas en ellos.  También podrá amenazar a las fieras con la firme promesa de que avisará al profesor de matemáticas si no obedece.  Suele ser una amenaza terrorífica.

Ya tenemos todos los números preparados.  Pensemos ahora en el montaje material del circo y en el desarrollo del espectáculo.

  • La Música

Aunque tengan vuestra propia orquesta formada por compañeros músicos, la música es imprescindible. Una música de violines subrayará la actuación de los equilibristas; la música de una película espectacular realizará la entrada de los forzudos; una música exótica será muy sugestiva en la actuación de las fieras… El encargado deberá tener el orden de los números para ser eficaz en su tarea de ambientador musical.

  • El orden del espectáculo

Es muy importante que el orden de los números esté bien construido. No hay que juntar dos números de carácter cómico ni poner seguidos los números musicales. El orden lo establecerán procurando que haya variación a lo largo del espectáculo, dejando los números fuertes, los mejor conseguidos, para el final.

De cualquier manera, el circo comenzará con un desfile y terminará del mismo modo. En el caso de que haya majaretes, actuarán en ambos desfiles y hacia la mitad.

  • El público debe participar

Los payasos, los presentadores y todos aquellos que tengan más entrada con el público, se ocuparán de que éste participe de verdad. Se pueden cantar canciones y animar a que el público las coree y también se puede invitara que alguien salga a la pista para participar en alguno de los números.

Días antes del espectáculo habrá que anunciarlo con grandes carteles. En los carteles se denominará a los artistas por su nombre artístico, no por sus nombres propios.

El huerto en casa

El huerto en casa

Vamos a montar nuestro propio huerto en casa, no hace falta tener un gran terreno para cuidar un poquito de tierra y nuestras propias plantas y productos. Es una actividad muy indicada para compartir con los pequeños de la casa, requiere ilusión, voluntad y organización.

Les vamos a enseñar a cuidar el medio ambiente, a cultivar, remover la tierra y observar y cuidar el crecimiento de nuestras plantas. Estas actividades les ayudar n a desarrollar la imaginación y fantasía, creando el propio huerto.

Además de enseñarles a remover la tierra, observar y cuidar de las plantas, y así adquirir más cariño al medio ambiente, también puede representar un buen ahorro para el hogar. A los niños les encantan las manualidades, que pueden desarrollar tanto ellos solitos o en familia. Ellos se divierten y entretienen y, a la vez, desarrollan su imaginación y fantasía. No obstante, estas actividades las deben desarrollar los niños siempre bajo la supervisión de un adulto.

Para hacer un huerto pequeño y casero, se debe tener en cuenta el tamaño de las plantas, y el espacio del que disponemos en la terraza. Lo mejor es elegir las de pequeño porte, más que nada por el espacio. Es aconsejable también que se elijan semillas con certificado para asegurar una buena cosecha.

Para empezar a montar un huerto casero, es necesario:

– Una caja de madera o de mimbre o unas macetas.

– Plástico para forrar

– Una pequeña pala y un rastrillo

– Una regadera

– Tierra fértil

– Semillas de hortalizas u otros vegetales (lechuga, tomate…) o de plantas aromáticas como el tomillo, albahaca, y orégano

Pasos a seguir para cultivar nuestro propio huerto:

1- Para empezar a montar el huerto, lo primero es ponerse unos guantes adecuados para el trabajo, y determinar el lugar donde se situará el huerto. Es aconsejable que sea un lugar donde reciba mucha luz solar durante algunas horas y pueda darle aire.

2- El siguiente paso es limpiar bien el recipiente donde vamos a cultivar. Hecho esto, se debe forrar el interior de la caja con el plástico. Se recomienda hacer algunos pequeños agujeros en la parte de abajo para asegurarse que el agua que sobra del riego no se acumule en las raíces y pueda pudrir la planta, las macetas suelen llevarlos hecho. Después, rellenar todo el espacio con una capa gruesa de tierra.

3- A continuación, con la ayuda del rastrillo hay que hacer pequeños surcos en la tierra para introducir las semillas elegidas. En los paquetes que venden suelen venir la cantidad de granos a poner e incluso, indican cuál es la mejor época para cultivarlas. Hay que respetar el calendario de siembra de cada plantita. Luego, tapar ligeramente las semillas, y regar.

4- El huerto en maceta o en una caja, como en cualquier otro recipiente, va a requerir mayor riego y abono que si estuviera en tierra abierta. Ahora sólo queda controlar la presencia de plagas, y esperar a que nuestro huerto nos dé alguna señal de vida y empiecen a brotar las hortalizas.

Calendario de siembra 

Educación para la paz

Educación para la paz

Entendemos la educación para la paz como  “un proceso dinámico, continuo y permanente, fundamentado en los conceptos de paz positiva y en la perspectiva creativa del conflicto, y que, a través de la aplicación de enfoques socio-afectivos y problematizadores, pretende desarrollar una nueva cultura, la cultura de la paz, que ayude a las personas a observar críticamente la realidad situándose en frente y actuar en consecuencia” (Xesús Jares.)

En la educación par ala paz la coherencia entre los contenidos y los métodos empleados y las estructuras son esenciales.

  • Actitud: la actitud del educador y del educando deben concordar con los valores que se quieren transmitir: no autoritarismo, equidad, y por parte del educando, actitud participativa, crítica.
  • Metodología: se trabaja con la metodología socio-afectiva, a partir de la vivencia individual y los sentimientos que esta nos genera, para poder llegar a una reflexión y a una transformación.
  • Estructuras: es importante que el establecimiento de las normas de relación entre las personas de un grupo sean conocidas y aceptadas por todas. Esto requiere que estas normas se hayan debatido y consensuado. Es importante, también, que las decisiones se tomen de forma inclusiva.
  • Contenidos: algunos de los contenidos de los contenidos de la educación para la paz son la educación para el desarme, la educación para los derechos humanos, y la educación intercultural. Educamos para la conciencia crítica, a través de la paz, la violencia, el conflicto, etc.

Paz

            Algunas personas entienden la paz como un estado caracterizado por la ausencia de guerras. Desde la educación para la paz se ha definido este concepto como paz negativa.

            La paz positiva, en cambio, es un concepto más amplio y más ambicioso que recoge el proceso de realización de la justicia en los diferentes niveles de la relación humana. Es un concepto dinámico que nos trae a aflorar, afrontar y resolver conflictos de forma no violenta y el fin de la cual es conseguir la armonía de la persona con ella misma, con la naturaleza y con las otras personas.

Violencia

Entendemos la violencia como aquella actitud o comportamiento que constituye una violación o la privación al ser humano de algo que le es esencial como persona.

Lo que generalmente se entiende como violencia es una agresión física o psicológica: asesinato, tortura o maltrato psicológico. Llamamos a esta violencia directa.

Pero este tipo de violencia, no es el único. Hay otros tipos menos visibles pero muy presentes y con consecuencias muy graves. De hecho, la violencia directa a menudo es el resultado visible de otras violencias. Una de ellas es la violencia estructural, la violencia que forma parte de la estructura social y que impide cubrir las necesidades básicas, como la generada por la desigualdad social, el paro, la malnutrición, la carencia de servicios sanitarios y educativos básicos.

La otra violencia cultural, aquellos aspectos del ámbito simbólico que se utilizan para justificar o legitimar la violencia estructural o directa. Aquellas argumentaciones que nos hacen percibir como normales situaciones de violencia profunda.

A menudo, las causas de la violencia directa están relacionadas con situaciones de violencia estructural o, justificada, por la violencia cultural, como ejemplo: guerras a causa de abuso de poder, reciben el respaldo de discursos que justifican estas violencias.

Educación para el conflicto y la convivencia

Definimos el conflicto como aquella situación de disputa o divergencia en que hay una contraposición de intereses o necesidades antagónicas entre dos o más partes. El hecho de asociar la idea de conflicto con la manera en que hemos visto que se resulten tradicionalmente, la violencia, hace que a menudo se considere un concepto con connotaciones negativas. Tenemos que tener en cuenta:

–          es una forma de respetar la diversidad de opiniones y percepciones, es decir, la diversidad de personas que conviven juntas.

–          Permitir buscar soluciones satisfactorias e innovadoras para todas las partes.

–          Puede ser un medio de transformación de la sociedad hacia modelos mejores, el concepto de conflicto puede tomar connotaciones muy positivas.

La educación para el conflicto invita a tener una actitud activa y afrontar el conflicto, buscando evitar la sumisión, la evasión o la competición a favor de la negociación y la cooperación.

Podemos trabajarlo con determinadas aptitudes y habilidades para trabajar la relación con uno mismo y con las otras personas y la capacidad de analizar, negociar y buscar vías de transformación de un conflicto.

Provención

Provenir es proveer a las personas y a los grupos las aptitudes necesarias para afrontar un conflicto. La prevención se diferencia de la prevención en qué su objetivo no es evitar el conflicto sino aprender a afrontarlo.

La prevención debe trabajarse de forma gradual, desde los aspectos más superficiales a los más profundos de si misma y de la relación con las otras personas.

–          Presentación de las características básicas de las personas.

–          Conocimiento de si misma y de las otras personas. Qué es lo que tengo en común con la gente que me rodea.

–          Aprecio de uno mismo y hacia los demás.

–          Confianza en uno mismo y hacia los demás.

–          Comunicación afectiva, diálogo, escucha activa.

–          Cooperación en grupo.

–          Confundir los intereses que están enfrentados, con los actores que tienen esos intereses, con el proceso que está siguiendo el conflicto.

Análisis y negociación de conflictos y búsqueda de soluciones

La clave del análisis de conflictos y la negociación está en no confundir los intereses que están confrontados (problema), y las personas que tienen esos intereses.

Tenemos que confrontar las percepciones que tenemos del conflicto con las percepciones de los demás actores implicados, reconocer nuestras emociones y actuar en consecuencia.

Del proceso es importante controlar las dinámicas de comunicación, analizar los procesos y las estrategias seguidas en el conflicto, y establecer las normas de cómo se negociará para conseguir un consenso.

Del problema la principal tarea es encontrar que intereses se esconden detrás de nuestras posturas: a menudo, cuando estamos delante de un conflicto, defendemos una posición incompatible con la del otro actor en conflicto.

Estos pasos deben permitirnos buscar soluciones que estén consensuadas por todo el mundo, y que sean verificables.

Educación para comprender el mundo

Es la vertiente macro social de la Educación para la paz, analizando temas como la paz a nivel mundial, los conflictos armados, y las relaciones entre los pueblos de diferentes culturas. Ofrece las herramientas básicas para entender de forma crítica las interrelaciones de todo tipo de actores y de flujos a nivel mundial.

Esta educación, analiza la paz positiva y los conflictos armados como temas centrales: conocer causas y consecuencias, analizar temas de incidencia global, papel de los medios de comunicación, etc.

Resalta la importancia del sistema legal internacional, como el derecho internacional público, el derecho internacional de los derechos humanos, etc.,  que establecen el marco de las relaciones mundiales, y reflexiona sobre el papel de los actores internacionales.

Educación intercultural

Promueve una concepción dinámica de la identidad que facilite el encuentro con y el aprendizaje del otro. Para ello, intenta desenmascarar los estereotipos y los prejuicios, que nos provocan una imagen negativa del otro.

Desenmascararlos es posible entendiendo los mecanismos psicológicos de las personas que llevan a simplificar todo lo que nos rodea en categorías, que generan la necesidad de sentirse parte de un grupo homogéneo, y que hacen que sean más visibles las diferencias que las similitudes respecto al otro grupo. Unos mecanismos que podemos encontrar muy cerca debido a la mezcla de culturas que está comportando la inmigración.