Hábitos alimenticios para niños

Todos los niños necesitan cantidades apropiadas de calorías, proteínas, minerales y vitaminas para crecer. La mejor manera dehabitos asegurarse de que los niños reciban lo que necesitan, al mismo tiempo que se intenta que mantengan o pierdan peso, es a través de una variedad de alimentos nutritivos con bajos contenidos de grasa y azúcar. La pirámide alimenticia representa una guía general para lograr una dieta balanceada.

Algunos consejos para llevar una dieta equilibrada son:

  • Trate de que se consuman cinco porciones de frutas y vegetales por día. Para llegar a esta cantidad puede ir agregándolas gradualmente. Un buen objetivo que usted puede fijarse sería comer frutas con cada comida durante una semana.
  • Reduzca las grasas. Seleccione en cambio alimentos bajos en calorías:

–       Leche descremada o con 1% de grasa (después de los 2 años), queso con 2 a 6 gramos de grasa por onza.

–       Carnes magras y carne de aves de corral – carne molida con un 5% de grasa, o pavo; quite cualquier resto de grasa presente en la carne; quítele la piel a la carne de aves de corral.

–       Condimentos para ensaladas, mayonesa y margarina con un 0% de grasa o bien con un bajo contenido de grasas.

–       Postres – bizcochuelo blanco, helado o yogurt de bajas calorías, galletas en forma de animal, wafers de vainilla, galletas de jengibre, galletas integrales graham.

  • Consuma alimentos dulces con moderación. Si su hijo lleva una dieta saludable, un dulce al día es suficiente.

–       Tome agua, leche descremada o leche con un 1% de grasa (después de los 2 años) en vez de bebidas con un alto contenido de calorías y azúcar.

–       Controle los ingredientes de los productos que consume en las correspondientes etiquetas de información nutricional. Aquellos productos en los que el azúcar aparece entre los primeros tres o cuatro ingredientes pueden tener un alto contenido de azúcar y deben consumirse con moderación.

  • Consuma refrigerios saludables. Tenga a mano alimentos saludables que puedan consumirse como refrigerio. Entre aquellos alimentos que pueden constituir un buen refrigerio se cuentan:

–       Cereales con leche descremada

–       Queso y galletas con bajo contenido en grasas

–       Vegetales crudos con salsas con bajo contenido en grasas

  • Sirva porciones de un tamaño apropiado. Las porciones demasiado grandes generalmente contribuyen al aumento de peso. Para que se haga una idea del tamaño de las porciones que debería servirle a su hijo, intente compararlas con objetos que le resultan familiares:

Compartir las comidas en familia le brinda la oportunidad de ayudarle a su hijo a desarrollar una actitud positiva con respecto a la comida. También le permite a usted convertirse en un modelo de hábitos alimenticios saludables, asegurarse de que sus hijos consuman alimentos nutritivos, incluir nuevas comidas en la dieta diaria, establecer un horario fijo de comidas y aumentar sus posibilidades de contacto directo con cada uno de los miembros de su familia.

Estos son algunos consejos para aprovechar al máximo las comidas compartidas en familia:

–       En vez de servirle un plato especial al niño que está excedido de peso, prepare comidas saludables que toda la familia pueda consumir. Esto generará un entorno alentador y positivo.

–       Establezca horarios fijos para cada comida. Sin un horario, los niños tienden a consumir una mayor cantidad de refrigerios, y generalmente eligen aquellos que tienen mayor contenido de calorías.

–       Cuando han sido planeadas, por lo general las comidas son más saludables. Por este motivo es bueno que planee los menús una semana a la vez. Lleve un registro de los menús que ha creado para que pueda remitirse a los mismos en el futuro cuando necesite ideas para esa comida saludable que tanto le gusta a su familia.

–       Cualquier refrigerio debe consumirse por lo menos una hora antes de la comida. Dos o tres refrigerios por día son suficientes para la mayoría de los niños. En la página 9 encontrará sugerencias para preparar refrigerios saludables.

–       Organícese de tal manera que la familia comparta por lo menos una comida al día. Si le resulta muy difícil reunir a todos para la cena, intente reunirlos, por ejemplo, para el desayuno. Intente designar una noche por semana como «la noche de cena en familia.»

Colabore con su hijo para que éste sea capaz de discernir cuándo siente hambre, es decir, cuándo su cuerpo realmente necesita recibir alimentos, y cuando está satisfecho.

Al igual que en el caso de una alimentación saludable, es mucho más probable que los niños quieran llevar un estilo de vida activo cuando otros miembros de la familia comparten ya ese hábito. Trate de encontrar maneras de incluir actividad física poco a poco en la rutina de su familia. Éstos son algunos consejos para lograr que los miembros de su familia se unan en la práctica de actividades físicas.

  • Planee actividades físicas frecuentes para toda la familia. Dé una caminata después de la cena con toda la familia tres veces a la semana, o lleve a sus hijos a la piscina todos los sábados por la tarde.
  • Limite el tiempo que se pasa frente a la televisión, la computadora o los video juegos a una o dos horas por día.
  • Concéntrese en la diversión más que en habilidades determinadas. Si una actividad física les resulta divertida a los niños, es mucho más probable que quieran hacerla.
  • Aliente a sus hijos para que jueguen al aire libre con otros niños, asegurándose siempre de que jueguen en un lugar seguro.
  • Prémielos con actividades físicas que les resulten divertidas. Cuando su familia logre cumplir con uno de los objetivos fijados, celébrelo con una salida divertida y activa que todos puedan disfrutar juntos. Por ejemplo, vaya con sus hijos a jugar golf en miniatura, practique béisbol en una jaula de bateo, visite un parque de diversiones acuáticas, vaya a andar en canoa, a hacer una caminata en el campo o la montaña, o a patinar sobre hielo.
  • Incluya actividades físicas en su rutina diaria. Utilice las escaleras. Estaciónese más lejos del negocio al que se dirige y camine. Haga que su hijo tome parte en tareas que impliquen algún tipo de actividad física, como limpiar, trabajar en el jardín o sacar a pasear el perro.
  • Bríndele a sus hijos la posibilidad de practicar una variedad de actividades físicas y déjelos elegir luego las que más les gusten.
Merienda para el recreo

Merienda para el recreo

A través de esta dinámica que podemos llevar a cabo en la hora de tutoría en el colegio, vamos a trabajar la importancia de la alimentación en general y de la hora de recreo en particular.

Se trabajar con el gran grupo de clase, primero haremos un plannins del día en el que anotaremos lo que tienen que traer cada día durante una semana, para el recreo

Lunes: una pieza de fruta que puede ser manzana o naranja.

Martes: bocadillo de chorizo o mortadela.

Miércoles: pieza de fruta pera o plátano.

Jueves: bocadillo de jamón Cork, jamón o foigras.

Viernes: lo que más le haya gustado de la semana.

Cinco minutos antes del toque de campana para la salida al recreo, cada niño dirá lo que ha traído.

Entre todos comentaremos lo que más le ha gustado, qué le gustaría comer y porque no es bueno comer eso o porque es bueno comerlo.

Características psicológicas en la infancia y niñez

Características psicológicas en la infancia y niñez

Psicología evolutiva

Psicología: la ciencia que estudia la mente. La psicología evolutiva estudia el desarrollo del ser humano durante toda su vida.

Desarrollo, viene determinado por aspectos genéticos y ambientales. Actualmente los estudios se centran en establecer cómo se relacionan estos aspectos.

Actualmente los estadios o etapas, se consideran más bien grandes cambios que se producen a lo largo de la vida de un individuo, cambios que dependen del individuo en cuestión, de su situación sociocultural, etc.

Lo que es común a todos los individuos es que todos pasamos por las mismas etapas y en el mismo orden.

A continuación expongo los grandes periodos por los que pasamos durante la vida. Estos periodos, a su vez, están divididos en varias fases.

1. Infancia           2. Niñez             3. Adolescencia

4. Juventud         5. Madurez        6. Vejez

1. INFANCIA

La infancia es el periodo transcurrido entre los 0 y los 6 años. Durante la infancia el ser humano adquiere los logros más importantes de toda su vida:

–          El reconocimiento de las personas: hacia los 3 o 4 meses de vida el niño se comienza a comportar de forma distinta según la persona con la que interactúan. Será hacia el octavo mes cuando el bebé incluso sienta miedo frente a los desconocidos. Posteriormente, cuando sea capaz de describir las características de otras personas, lo hará partiendo de lo externo.

–          Reconocimiento de sí: es posterior al reconocimiento de las otras personas. Entre los 9 y 12 meses el niño comienza a reconocerse frente a un espejo, pero hasta los 18 y 24 meses no reconoce su imagen y no usa los pronombres personales.

–          Adquisición de la identidad sexual: hacia los dos años de vida, el niño muestra preferencias hacia ciertos tipos de vestidos, juguetes… Según estén clasificados como “de niño” y “de niña”. A los 3 años ya se distinguen claramente como niño o niña, siempre partiendo de características externas, por lo que creen que pueden cambiar de sexo si sus características externas cambiasen.

–          Lateralización: entre los 3 y 6 años debe haberse producido la lateralización, aunque en algunos casos se produce incluso antes de los 2 años.

–          Locomoción y control postural: en los 3 primeros años de vida, el niño pasa de no saber ni moverse a poder andar, correr, saltar y mantener ritmos con manos y pies.

Además de estos logros se dan otros, como por ejemplo la adquisición de la lecto-escritura y la del lenguaje.

2. NIÑEZ

Este periodo abarca aproximadamente desde los 6 a los 12 años. En este periodo el niño llegará a:

–          consolidar su identidad

–          adquirir conciencia de sus capacidades y limitaciones

–          percibir su situación en el mundo social

–          aceptar las normas

–          adopta comportamientos cooperativos

–          desarrollar actitudes y comportamientos de participación, respeto recíproco y tolerancia.

Desarrollo afectivo- social

El hombre es un ser social que necesita entrar en relación con los demás. Desde que el niño nace comienza la relación social, primero con las personas más cercanas a él. Después irá aumentando paulatinamente su círculo social.

Para una buena socialización del niño es imprescindible que se involucren las personas de su alrededor.

En el ámbito afectivo- social la niñez es una etapa relativamente tranquila en al vida del niño, ya que más que nada se consolidan los grandes logros adquiridos durante la infancia (identidad, control de esfínteres,…)

En la etapa de la niñez, los agentes socializadores más importantes son los siguientes:

–          Familia: los niños y niñas de estas edades tienen una fe ciega en los adultos de su entorno (padres, profesores, monitores,…) No será hasta final de la infancia o principio de la adolescencia cuando los adultos comiencen a perder importancia a favor del grupo de iguales.

La familia es la que establece las normas y rutinas en la vida del niño. Contribuye a configurar la identidad, autoconcepto, autoestima y las características de la personalidad del niño.

–          El grupo de iguales: en este periodo los grupos son de niños o de niñas, pocas veces mixtos. Ésta es la edad en la que niños y niñas se tiene “asco” mutuamente.

Desde los 6 a los 9 años son inestables, creados para conseguir un objetivo, una vez conseguido, el grupo se disuelve. De los 9 a los 12 comienzan a aparecerse las pandillas, y los grupos son más estables, aunque todavía no toman la importancia que llegarán a tener durante la adolescencia.

–          Escuela y otros educadores: en el momento de la escolarización el niño abre su campo social. Hasta este momento su única interacción social se daba en su familia. Al entrar al colegio deberá aprender nuevas normas, a respetar a compañeros…

El maestro toma un papel muy importante para el niño, ya uqe durante gran parte del tiempo es su figura adulta de referencia. En el caso de la educación fuera del colegio, el educador toma también mucha importancia para el niño. No debemos olvidar que los niños y niñas de estas edades se guían totalmente por lo que los adultos dicen o hacen.

Recomendaciones para tratar con niños y niñas:

  1. Debemos tratar al niño con respeto y cariño, ya que eso hará que se muestre cariñoso con los demás y que nos tenga aprecio además de respeto.
  2. Cuando le planteemos pequeños problemas debemos ser pacientes, permitirle equivocarse, animarle a que lo intente de nuevo, felicitarle por el éxito… Esto hace que el niño se sienta eficaz, competente y querido.
  3. los niños y niñas todavía no tienen su propia escala de valores, por lo que se guían por lo que los adultos de su entorno dicen y hacen. Esto es una gran responsabilidad para nosotros, los monitores, pues, aunque no nos demos cuenta, somos un modelo a seguir por los niños.

–          El juego: los juegos contribuyen al desarrollo afectivo-social y moral del niño. Al comienzo de la niñez aparece un respeto a las reglas del juego. El proceso es lento, pero al final de este periodo los juegos serán manifiestamente reglados.

Desarrollo de la personalidad

Antes de los 6 años aproximadamente los niños y niñas se describen a sí mismos en términos físicos y de actividad. Por ejemplo, un niño puede describirse a sí mismo como “soy moreno, llevo un baby azul…”

Conforme los niños crecen, el autoconcepto va modificándose y ganando en contenido de carácter psicológico y social. Hacia los 6-8 años comienzan a describirse como personas con pensamiento, deseos y sentimientos distintos a los demás. Comienzan a describirse “por dentro”.

Al mismo tiempo desarrolla la dimensión social de su “yo”. Comienza a describirse como incluido en un grupo social determinado.

En cuanto a la identidad sexual, es hacia los 7-8 años cuando la identidad sexual comienza a definirse por los genitales.

Hasta este momento se definía por signos externos (ropa, pelo, pendientes,…). A los 5-6 años se asume que la identidad sexual es un rasgo inmutable, ya que hasta este momento la mayoría de los niños admiten que su sexo puede cambiar al cambiar su apariencia externa.

Desarrollo perceptivo- motor

A través del movimiento el niño descubre e interioriza el mundo que le rodea. Sobre los 6-7 años, el niño alcanza los siguientes logros:

– Termina de formar su imagen corporal a través de la interacción con el mundo.

– Desarrolla las posibilidades de control postural.

– Consigue una independencia de los segmentos corporales.

– Llega a una afirmación de la lateralidad.

– Adquiere una independencia brazo-mano y una coordinación y precisión óculo- manual, fundamentales para la lectoescritura.

Hacia los 8-9 años:

–          Se alcanza la maduración nerviosa, con lo que los movimientos son más armónicos y precisos.

–          Alcanza un buen equilibrio.

Durante los últimos años de la niñez se consolidan los logros obtenidos anteriormente y algunos niños y niñas comienzan con los procesos característicos de la adolescencia.

Alteraciones comportamentales y conductas asociales en la infancia

Es bastante probable que nos encontremos en algún campamento con un niño que presente problemas de conducta.

El niño con problemas de conducta social suele ser incapaz de comportase adecuadamente con sus compañeros y en algunas situaciones sociales.

Estos trastornos de conducta normalmente se pueden observar desde edades tempranas, aunque hay situaciones que provocan conductas atípicas en algunos niños (que eche de menos a sus padres, que los compañeros se burlen de él…)

Obesidad infantil

Obesidad infantil

La obesidad es un aumento de grasa corporal hasta un nivel que significa riesgos para la salud. Desde el punto de vista práctico se considera obeso un niño con un peso excesivo para la talla o con un índice de masa corporal superior a lo considerado normal para la edad.

A medida que van mejorando las condiciones de vida y el acceso a los alimentos en poblaciones socialmente desfavorecidas ha aumentado el riesgo de obesidad en esos grupos.

Causas de la obesidad

La obesidad es un desequilibrio entre la ingesta y el gasto energético. Se puede llegar a un equilibrio energético positivo aumentando la ingesta, disminuyendo el gasto o por una mezcla de ambos mecanismos.

– Los factores genéticos son importantes. La herencia social o cultural (modelos de comportamiento, patrones alimentarios), desempeña un papel tanto o más importante que el desempeñado por la herencia genética.

– El sedentarismo: otro factor que con frecuencia caracteriza a las personas obesas, determina  un menor gasto energético. Por sí solo, rara vez es la causa exclusiva de la obesidad y con frecuencia se asocia con una mayor ingesta alimentaria.

Importancia de la obesidad infantil

Los efectos principales de la obesidad infantil se presentan:

Efectos de alta  prevalencia:

– Crecimiento acelerado

– Efectos psicosociales

– Obesidad en la adultez

– Dislipidemias

– Elevación de la presión arterial

Efectos de mediana prevalencia:

– Esteatosis hepática

– Anormalidades en el metabolismo de la glucosa.

Efectos de baja prevalencia

– Complicaciones ortopédicas

– Apneas del sueño

– Ovarios poliquísticos

– Colelitiasis

– Hipertensión arterial

La consecuencia más significativa en el largo plazo es la persistencia de la obesidad en la etapa adulta, con todos los riesgos que ello implica. Este hecho es más frecuente cuando la obesidad se presenta más tardíamente (adolescencia) y es más severa.

 

Cuándo se considera un niño obeso

La OMS ha recomendado del uso del índice de masa corporal, que se obtiene dividiendo el peso (Kg.) por la altura (m). Este indicador, que es fácil de calcular y se asocia adecuadamente con el grado de adiposidad.

 

Sintomatología del niño obeso

Uno de lo principales problemas del niño y del adolescente obseso es el rechazo psicosocial. En nuestra sociedad la obesidad se considera antiestética, se ve como un signo de despreocupación y constituye una traba para las relaciones interpersonales, deportivas y laborales. Los niños obesos están sometidos a un estrés ambiental intenso que los puede conducir al desarrollo de alteraciones psicológicas reactivas.

Otros motivos son:

a) aparente hipogenitalismo en el varón.

b) presencia de un aumento del tejido adiposo en la región mamaria

c) estrías en los muslos y el abdomen o mayor frecuencia de intertrigo

d) vulvovaginitis en las niñas

Técnicas de masaje

Técnicas de masaje

La técnica del masaje debe realizarse por profesionales del campo (quiromasajistas, fisioterapeutas, etc.). A continuación os mostramos algunas de las técnicas que se utilizan dentro del masaje, las podemos llevar a cabo con precaución para sesiones de relajación. 

El masaje es el conjunto o combinación de manipulaciones idóneas efectuadas y adaptadas a las distintas regiones del cuerpo. Para definirlo con precisión y de manera completa lo que es el masaje, surgen dificultades provocado por las múltiples formas del mismo y trabajo corporal que se practican en la actualidad.

El masaje terapéutico es un arte científico, con un sistema de valoración y aplicación de maniobras como deslizamientos, fricciones, vibraciones, amasamientos, estiramientos, compresiones o movimientos articulares pasivos o activos dentro de la amplitud del movimiento fisiológico normal de las personas. Ello se consigue mediante actividades táctiles, desarrolladas con las manos, codos, antebrazos, etc.

El masaje debe realizarse en un ambiente adecuado, la persona debe estar en una posición cómoda, de relax. La piel debe estar limpia, sin heridas ni contusiones o traumatismos, preferiblemente acostado sobre la camilla, la que debe estar a la altura de nuestra cadera de perfil.

Las uñas de quien realiza el masaje deben de estar cortas, preferiblemente sin esmalte, se deben de lavar con jabón y agua tibia y desinfectarse con alcohol gel. El masajista no debe usar anillos, relojes, pulseras ni cadenas, ósea nada que al momento del masaje pueda dañar la piel del cliente.

Vamos a distinguir estas etapas en la realización del masaje:

  1. Posición de descanso o reposo.
  2. Roces o deslizamientos, ligeros y/o profundos.
  3. Amasamiento.
  4. Fricción.
  5. Golpeteo o percusión.
  6. Hachadura
  7. Vibración.

Posición de descanso o reposo: da tiempo al paciente a acostumbrarse a nuestra proximidad y evaluar a nivel subconsciente si el tacto es seguro Tener en cuenta que este primer contacto es muy importante. La posición de descanso, también sirve para detenerse cuando se entremezcla otros movimientos de masajes. El cuerpo necesita tiempo para procesar toda la información sensorial recibida durante el masaje. Detener los movimientos y dejar las manos descansando sobre el cuerpo, procesando un momento de quietud. Esta posición debe efectuarse lenta y gradualmente de forma segura y confiada.

Roce

Es la principal maniobra entre las técnicas de masaje. Consiste en rozar o deslizar la mano sobre la piel del paciente sin producir deslizamiento de los tejidos subyacentes en el caso del roce superficial.

Esta maniobra es la introductoria a cualquier sesión. Por ello también se le conoce como “maniobra inicial” o “toma de contacto”. Así mismo se emplea para finalizar el masaje.

Un elemento importante a la hora de aplicar un roce es su ritmo que será lento y uniforme, dejando los ritmos rápidos solo para conseguir efectos de calentamiento superficial.

También existe el roce profundo, el cual se diferencia del superficial porque alcanza tejidos profundos (músculos, sistema vascular, fascias, etc.), aparte que es una técnica mixta de roce con desplazamiento y una ligera presión.

Amasamiento

Esta técnica tiene como base la compresión de la piel, tejido subcutáneo y músculos subyacentes.

El amasamiento exige una mayor fuerza e intensidad de las manos. Consiste en coger, deslizar y levantar los tejidos musculares, intentando despegar los planos profundos y buscando desplazarlos transversalmente de un lado a otro, realizando al mismo tiempo una presión y un estiramiento con ligera torsión del vientre muscular, por lo tanto es necesario el uso de medio deslizante.

Para realizar esta maniobra se colocan las manos sobre la zona cuyos músculos se quieren amasar, entre lo dedos se intentara coger la masa muscular a tratar, realizando con las manos un efecto de garra que sujete firmemente los tejidos para poder realizar a continuación un movimiento de despliegue seguido de una torsión y estiramiento rítmico.

Fricción

Esta maniobra pretende una movilización de los planos superficiales de piel sobre planos más profundos. Este tejido será tan amplio como la laxitud del tejido celular subcutáneo lo permita y el paciente lo tolere.

En esta maniobra la mano del fisioterapeuta y la piel formaran una unidad que buscara la presión controlada de los tejidos profundos de la zona a tratar, siendo esta una de las características más importantes.

La aplicación de las  técnicas  de masaje  de fricción es mediante la utilización de los pulpejos, requiere de menor superficie de contacto que el roce. Los movimientos que la caracterizan son los circulares y los elípticos, así como los breves y precisos.

Esta maniobra tiene un fuerte efecto hiperemiante y dependiendo de la duración de la aplicación puede pasar de estimular a relajar, e inclusive a producir, fuerte analgesia.

Tapotement (golpeteo o percusión): las técnicas de percusión requieren que las manos o partes de las mismas administren golpes ligeros a un ritmo rápido sobre el cuerpo. Las percusiones se dividen en dos grupos: ligeros y fuertes. La diferencia entre ambos se basa en que si la fuerza penetra solo en el tejido superficial o más profundamente en los músculos, tendones, etc. Las percusiones fuertes no deben aplicarse sobre el área de los riñones o donde el7la cliente se sientan doloridos.

Los métodos de percusión se clasifican en: Palmeo cubital o tajos (hacking): se aplican con las dos muñecas relajadas, los dedos de las manos extendidos, son solo los meñiques; es decir el lado cubital de la mano los que golpean la superficie en los palmeos. Los otros dedos golpean unos con otros, con un toque elástico. El palmeo cubital se aplica con toda la mano sobre áreas de tejidos blandos mayores (parte superior de la espalda y los hombros) Palmeteo cerrado (cupping): dedos y pulgares se arquean formando como un cuenco con la mano hacia abajo y se realiza la misma acción que el palmeo cubital.. Golpeteo (beating): Estos movimientos se aplican con los puños sin estar cerrados del todo y los nudillos hacia abajo o verticalmente con el lado cubital de la palma. El golpetio se practica sobre músculos grandes en piernas, glúteos y muslos Palmeo abierto (slapping): Es la palma de la mano, mano extendida, la que hace contacto con el cuerpo.

Es un buen método para emplearlo en la planta de los pies. El contacto amplio de toda la mano dispersa la fuerza hacia los lados en lugar de hacia abajo y sus efectos permanecen en el tejido superficial.

Hachadura

Los movimientos de hachadura son técnicas de masaje muy importantes.

La hachadura consiste en movimientos sucesivos realizados con el borde cubital de la mano, en la que los dedos golpean unos con otros con un toque elástico, su principal característica es la perdida de contacto repetido con la piel.

El impacto deberá ser muy breve y la presión, aunque enérgica, deberá estar calibrada en relación al efecto que se pretende conseguir.

Las hachaduras son técnicas de masaje estimulantes por excelencia, al igual que la percusión capaz de normalizar el tono muscular y con claro efecto estimulante circulatorio.

Además de estas técnicas de masaje, existen cuatro más las cuales son “técnicas adaptadas” que reciben este nombre puesto que se derivan de las básicas, y son

  • Compresión
  • Sacudidas
  • Pellizcamiento
  • Torsiones

Compresión

Las técnicas de masaje no siempre incluyen el desplazamiento de las manos. Tal es el caso de la compresión.

En esta técnica no hay desplazamiento de los dedos. Se comprime y presiona la zona o región que se quiere tratar.

La compresión puede ser estática  o mantenida y compresión con deslizamiento, para comprimir una zona más o menos durante algún tiempo. Ya sea en forma estática o con deslizamiento se requiere de mucha energía.

Esta maniobra consiste en comprimir una zona, abarcándola entre las manos o entre los dedos o entre la mano y plano duro, que generalmente suele ser óseo. Es importante mantener el ritmo y la intensidad uniforme a fin de obtener efectos homogéneos.

El tiempo de duración se determina por la persistencia del efecto analgésico. Se recomienda al menos de 30 segundos  a 60 segundos.


Sacudidas:
Se deriva de la vibración. Su efecto es suavizante y relajante sobre los músculos y manipulativo sobre las articulaciones. Son efectivas para aliviar la tensión en brazos y piernas, para acelerar la circulación y reestablecer el tono muscular.


Pellizcamiento:
Tiene su raíz en la percusión y la hachadura. Se utiliza en el masaje deportivo junto con las sacudidas, además de su utilización en cicatrices adheridas con el fin de flexibilizarlas y despegarlas, y sobre fascias y tendones con fines estimulantes.


Torsiones:
Tienen como base el amasamiento. Esta técnica se utiliza en el masaje descontracturante debido a que utiliza las fuerzas de cizallamiento en la zona a tratar provocando una eliminación de la tensión muscular, aplicada en ambas manos en un movimiento simultáneo. Es importante utilizar medio deslizante.

Pirámide alimenticia

Pirámide alimenticia

La rueda de alimentos

Los grupos de alimentos son los siguientes:

1. Leche y derivados

2. Carnes, pescados y huevos

3. Patata, legumbres y frutos secos

4. Verduras y hortalizas

5. Frutas

6. Pan, pastas, cereales y azúcar

7. Aceites y grasas

 Se clasifican en cuatros grupos según las funciones primordiales:

Rojos: plásticos

Verdes: reguladores

Amarillos: energéticos

Naranja: combina la función energética y plástica

Pirámide de alimentación saludable

 – Alimentos de consumo diario: pan, cereales, galletas, arroz, frutas, pasta, verduras, leche, queso, yogurt, etc.  (de4 a6 raciones al día).

– Alimentos de consumo semanal: huevos, pescados, carnes, aves, legumbres, frutos secos, etc. (de8 a10 raciones a la semana).

– Alimentos de consumo ocasional: dulces, grasas, aceites, mantequilla, etc.