Técnicas de musicoterapia II

Técnicas de empatía

Imitando: haciendo eco o reproduciendo la producción del cliente, luego que dicha respuesta se haya completado.

Sincronizando: haciendo al mismo tiempo lo que hace el cliente.
Incorporando: usando un motivo musical o un comportamiento del cliente como tema de la improvisación o composición propia, elaborándolo.
Marcando el paso: combinando el nivel de energía del cliente (Ej.: velocidad e intensidad)
Reflejando: Coincidiendo con los estados de animo, actitudes o emociones exhibidos por el cliente.

Exagerando: Destacando al amplificar algo que es prominente o singular en la respuesta del cliente.

 

Técnicas de estructuración

Sosteniendo el Ritmo: manteniendo un pulso básico o proporcionando un sostén rítmico para la improvisación del cliente.

Centralizando la Tonalidad: proporcionando un centro tonal, escala, o base armónica como base para la improvisación del cliente.
Conformando: ayudando al cliente a definir la duración de una frase y a formalizar su expresión.

 

Técnicas de intimidad

Compartiendo Instrumentos: utilizando el mismo instrumento que el cliente o tocándolo cooperativamente.

Dando: otorgando un obsequio al cliente, por ej., una producción musical, un instrumento, etc.
Creando un Vínculo: desarrollando una pieza corta o canción basada en las producciones del cliente y usándolas como una temática para el desarrollo de la relación [terapéutica].

Soliloquios: improvisando una canción como si se estuviera hablando a sí mismo sobre el cliente.

 

Técnicas expresivas 

Como su propio nombre indica se trata de técnicas en las cuales el paciente es un creador activo (expresivo) de la música. Muchas de las técnicas expresivas se basan en la improvisación a nivel instrumental, vocal y corporal (pero no debemos pensar en dicha improvisación desde la música profesional y los patrones de composición, sino desde la libre expresión del paciente). Algunos de los métodos que utilizan dichas técnicas serán:

  • Improvisación musical
  • Diálogo musical
  • Modelo Bruscia.
  • Musicoterapia analítica

Alguno de los beneficios que ofrecen estas técnicas serán los siguientes:

  • Aumento de la autoestima y motivación.
  • Aumento de la creatividad y la expresividad.
  • Autoconocimiento de uno mismo.
  • Conocimiento del entorno y respeto hacia los demás.

 

Técnicas receptivas

Son aquellas técnicas en las que el paciente no es autor de la música y su implicación es sobretodo interna. La música utilizada puede ser grabada o en vivo. Utilizar música grabada tiene la ventaja de que el musicoterapeuta puede estar más pendiente en la interacción y observación del paciente. Además, la música grabada no se ve influenciada por aspectos emocionales, cosa que sí puede ocurrir en la música en vivo (normalmente producida por el musicoterapeuta). Los objetivos generales que se buscan mediante las técnicas receptivas serán los siguientes (según Poch en Compendio de musicoterapia, p. 132):

  • Provocar recuerdos, sentimientos inconscientes.
  • Provocar cambios en las emociones.
  • Sugerir imágenes y fantasías.
  • Facilitar la expresión verbal de los sentimientos.
  • Facilitar el mundo inconsciente del paciente.

Musicoterapia para el aula

‐Prácticas educativasmusica

Son prácticas que usan la música con alumnos discapacitados o minusválidos en un encuadre educativo o escolar. Los objetivos son curriculares o evolutivos.

A nivel aumentativo nos encontramos con la educación especial y música progresiva, y a nivel intensivo con la musicoterapia evolutiva.

Citemos p.e. la musicoterapia evolutiva: trata de encauzar necesidades educativas y tareas evolutivas que hayan podido quedar retrasadas o impedidas en diferentes períodos de la vida. Se usa en clientes minusválidos con obstáculos e el crecimiento evolutivo de áreas como la sensoriomotriz, cognitiva, interpersonal,

 

‐Prácticas instructivas

Son prácticas que ponen énfasis en el aprendizaje. Están encaminadas a una

psicoterapéutica y son frecuentes en escuelas de música comunitarias.

A un nivel auxiliar incluyen la enseñanza musical adaptativa y la enseñanza musical terapéutica; a un nivel aumentativo, la enseñanza de la musicoterapia; y a nivel intensivo, la enseñanza musical psicoterapéutica.

Citando p.e. la enseñanza de la musicoterapia: se trata de encauzar las necesidades terapéuticas del cliente usando las experiencias del aprendizaje musical. El aprendizaje musical es por tanto secundario, lo principal es la consecución de las metas terapéuticas.

‐Prácticas conductistas

Esta área de la musicoterapia se interesa por la influencia de la música en diferentes comportamientos humanos. Los comportamientos de mayor interés son aquellos que tienen un efecto significativo en la adaptación de la persona, en su educación o desarrollo.

A nivel auxiliar, tenemos la música funcional; a nivel intensivo, la psicoterapia musical conductista; y a un nivel aumentativo, la musicoterapia conductista.

Nombramos por ejemplo, la musicoterapia conductista: Aquí se trata de usar la música para modificar o incrementar conductas adaptativas o eliminar conductas

inapropiadas. Para ello usamos la música como un refuerzo positivo o negativo, un condicionante de otros esfuerzos o un antecedente conductista o pie para otros comportamientos.

‐Prácticas psicoterapéuticas

En esta división de la musicoterapia se trata de resolver los problemas de la vida emocional y/o interpersonal. Alguno de sus objetivos son: incrementar la conciencia del yo, la introspección, la catarsis emocional,

Nos encontramos con, a nivel auxiliar, la música terapéutica; a nivel aumentativo, la psicoterapia musical de apoyo; y a nivel intensivo, la psicoterapia musical de introspección.

Citando por ejemplo, la música terapéutica: En ella las actividades realizadas se llevan a cabo fuera de una relación cliente‐terapeuta. Se usa la música en diferentes terrenos (mental, físico, emocional) para enriquecerse y autoactualizarse. Así por ejemplo podemos liberar sentimientos, relajar el cuerpo, desarrollar la creatividad,…

‐Prácticas de supervisión y formación

Son todos los usos de la musicoterapia que tiene por objetivo enseñar musicoterapia en sí misma o utilizándola como un proceso de supervisión clínica. Se incluyen prácticas como; a nivel auxiliar, demostraciones de musicoterapia y juego de roles, a nivel aumentativo, la formación en musicoterapia experimental, y a nivel intensivo , la psicoterapia supervisora.

Comentamos por ejemplo, las demostraciones de musicoterapia y juego de roles: son demostraciones útiles para presentar la musicoterapia a personas fuera del campo y a la hora de formar musicoterapeutas. Se trata en ellas de que el profesor asigne los roles de cliente y terapeuta y poder así aprender el proceso terapéutico.

‐Prácticas médicas

En esta área usamos la música y la musicoterapia para facilitar el tratamiento médico, prevención de enfermedades o apoyar al paciente e tratamientos o convalecencias.

A nivel auxiliar, nos encontramos con música funcional y música terapéutica; a nivel aumentativo, la música en medicina; y a nivel intensivo la musicoterapia en medicina.

Por ejemplo. La musicoterapia en medicina: los objetivos que busca son médicos y psicoterapéuticos por la naturaleza puesto que estamos tratando de ayudar a un paciente con su enfermedad, tratamiento o convalecencia. a relación cliente‐terapeuta es muy importante.

‐Prácticas recreativas

Usamos en esta área la música y la musicoterapia con fines de diversión, conciertos, fiestas, funciones, espectáculos,…

Tenemos a nivel auxiliar, la música ceremonial y la música recreativa terapéutica; y a nivel aumentativo la musicoterapia recreativa.

En la musicoterapia recreativa: se intenta ayudar al cliente a desarrollar habilidades recreativas y a utilizar el tiempo libre como un medio para autorrealizarse.

Juegos con música

Juegos con música

En el hipódromo

Todos los niños están sentados en el suelo frente al monitor. Los niños tienen que imitar el trote del caballo, para ello deben golpearse los muslos de forma rítmica. El monitor irá indicando de ir más rápido o más lento, por lo que el ritmo aumentará o disminuirá.

Los caballos también se encontrarán con setos, para saltarlos los niños deberán inclinarse hacia atrás, levantando los brazos y las piernas.

Para hacerlo más divertido también se podrá saludar a los espectadores que nos miran desde las gradas. El final es muy importante, ya que habrá que hacer un sprint muy rápido para llegar el primero a la meta. Y no podemos olvidarnos de la foto final de meta, los niños tienen que poner la mejor de sus sonrisas.

Las sillas

Colocamos las sillas en círculo, una menos que participantes del juego. Pondremos una música y los participantes tienen que girar al ritmo de la música; cuando la música se detenga cada jugador deberá sentarse en una silla. Habrá un jugador que se quede sin silla, será el encargado de poner la música y cortarla en el turno siguiente.  Si se repetirá la operación hasta que gane uno.

Las rimas

Todos los niños se sientan en círculo y se reparte una hoja y un bolígrafo a cada chico/a. Cada jugador debe inventarse un pareado con su nombre y escribirlo en su folio. Cuando todos hayan acabado comienza el recital, cada uno debe recitar su pareado. Ejemplo: “esta es la historia de
Sandra, que de mascota tiene una salamandra”.

Las serpientes

Los niños comienzan el juego arrodillados como si fueran serpientes dentro de un cesto. Todos deben estar repartidos por todo el espacio disponible.

Al sonar la música deben ir levantándose poco a poco moviéndose como si fueran serpientes. Cuando cese la música todos deben arrodillarse otra vez, hasta que vuelva a sonar.

Sigue la canción

Para realizar este juego vamos a dividir el gran grupo en pequeños, grupos, cuando estén colocados con papel y boli, escucharemos una canción durante un minuto, después tendrán que continuarla y cantarla al resto de los compañeros.

Juegos de musicoterapia

Juegos de musicoterapia

El hipódromo

Todos los niños están sentados en el suelo frente al monitor. Los niños tienen que imitar el trote del caballo, para ello deben golpearse los muslos de forma rítmica. El monitor irá indicando de ir más rápido o más lento, por lo que el ritmo aumentará o disminuirá.

Los caballos también se encontrarán con setos, para saltarlos los niños deberán inclinarse hacia atrás, levantando los brazos y las piernas.

Para hacerlo más divertido también se podrá saludar a los espectadores que nos miran desde las gradas. El final es muy importante, ya que habrá que hacer un sprint muy rápido para llegar el primero a la meta. Y no podemos olvidarnos de la foto final de meta, los niños tienen que poner la mejor de sus sonrisas.

Las sillas

Colocamos las sillas en círculo, una menos que participantes del juego. Pondremos una música y los participantes tienen que girar al ritmo de la música; cuando la música se detenga cada jugador deberá sentarse en una silla. Habrá un jugador que se quede sin silla, será el encargado de poner la música y cortarla en el turno siguiente.  Si se repetirá la operación hasta que gane uno.

Las rimas

Todos los niños se sientan en círculo y se reparte una hoja y un bolígrafo a cada chico/a. Cada jugador debe inventarse un pareado con su nombre y escribirlo en su folio. Cuando todos hayan acabado comienza el recital, cada uno debe recitar su pareado. Ejemplo: “esta es la historia de
Sandra, que de mascota tiene una salamandra”.

 

 

Las serpientes

Los niños comienzan el juego arrodillados como si fueran serpientes dentro de un cesto. Todos deben estar repartidos por todo el espacio disponible.

Al sonar la música deben ir levantándose poco a poco moviéndose como si fueran serpientes. Cuando cese la música todos deben arrodillarse otra vez, hasta que vuelva a sonar.

Reduce el estrés con la musicoterapia

Reduce el estrés con la musicoterapia

Tras varias investigaciones, científicos de varias décadas han llegado a la conclusión de que los ritmos pausados pueden calmar la ansiedad, disminuyendo el ritmo cardiaco y la presión sanguínea, y ejerciendo una acción positiva en situaciones de estrés.

Para trabajar con cualquier colectivo, a través de la musicoterapia la técnica de reducción del estrés debemos, primeramente, emplear una pieza musical que capte la atención del grupo o individuo en particular, de modo que nos permite escapar momentáneamente del peso de las responsabilidades diarias y de lo que nos depara el futuro.

Cada individuo tendrá una pieza de música más adaptada a su perfil. Por ejemplo, algunos individuos se distraen con música lenta y por lo tanto habrá que escoger música con un ritmo mayor, mientras que en otros casos el elemento que nos libera es la letra y por lo tanto no hay que escoger un tema exclusivamente instrumental.

Para reducir el estrés con música serán suficientes diez minutos al día:

  • El primer paso para ello será escoger un lugar en el que no habrá interrupciones y acostarnos cómodamente en una cama, un sofá o una colchoneta o esterilla.
  • El segundo paso es escuchar tranquilamente durante unos minutos la música que hemos elegido y luego realizar unos ejercicios de relajación para distender los músculos.

La música influye sobre el ritmo respiratorio, la presión sanguínea y los niveles hormonales; además, los ritmos cardiacos se aceleran o se vuelven más lentos para acompasarse con la música.

Ejercicios de relajación

Respira despacio, pero a gusto.

Entonces empieza a imaginar un cielo azul maravilloso, sin una nube. Durante un ratito recuerda el olor y sensación del aire cuando el cielo está despejado.

Después a ese cielo dibújale en la mente un inmenso y profundo océano azul. Observa detenidamente que está en calma y que puedes oír las suaves olas.

Siente la profundidad y serenidad de ese mar durante otro ratito. Después a ese cielo maravilloso y a ese sereno y profundo mar añádele un bello sol amaneciendo. Inúndate de la sensación de frescura y renovación que nos transmite el amanecer todos y cada uno de los días de nuestra vida.

Y durante un ratito disfruta de él.

Por último introdúcete a ti en la imagen encima de una verde hierba. Siente el frescor y relajación que te transmite y disfruta de ella otro ratito.
Para finalizar hazte con una visualización del conjunto y durante varios minutos disfruta de la serenidad que te aporta hasta que te sientas completamente relajado.

Sesión de musicoterapia

Sesión de musicoterapia

1ª. Fase de conocimiento: en esta primera fase nos planteamos los siguientes objetivos:

–        Identificar las necesidades y preocupaciones

–        Conocer su Envoltura e Historia sonora.

–        Iniciar una relación empática

–        Abrir los primeros canales de comunicación.

–        Fomentar estrategias de comunicación y de eficacia personal.

–        Aportar confianza y seguridad.

–        Favorecer la exploración de las propias emociones.

Las técnicas que utilizaremos para la primera fase serán:

Paisaje sonoro: Recreación de sonidos del ambiente, juegos con elementos de la envoltura sonora del paciente,…

Envoltura sonora: Selección del repertorio musical, instrumentos y timbres.

Audiciones activas.

Imagen guiada: Visualización de las diversas etapas por las que pasa el paciente.

2ª. Fase de activación: en la segunda fase nos diseñamos los siguientes objetivos:

–        Facilitar la aparición de la emoción.

–        Entender y manejar las reacciones emocionales.

–        Descargar y liberar la agresividad.

–        Explorar temores.

–        Mejorar la capacidad de control

–        Favorecer el desarrollo psicosocial, posibilitando una actitud de participación y apertura grupal.

–        Dar posibilidad de un espacio para la fantasía y la esperanza.

–        Estimular el proceso creativo.

–        Favorecer la capacidad de autocontrol.

Las técnicas para la segunda fase serán:

Cantar canciones conocidas: trabajar el contenido emocional a partir de la propia música y /o letra.

Acompañamiento de canciones conocidas con instrumentos.

Creación de canciones nuevas.

Improvisación: manejo de instrumentos y composición de estructuras musicales.

3ª. Fase de relajación: en esta tercera fase planteamos objetivos como:

–        Resumir lo aprendido en esta sesión.

–        Fomentar la autoestima y autocontrol de los participantes.

–        Sentirnos relajados al término de la sesión.